28 dic. 2011

Cinco estilos de profesores

Interesante clasificación sobre los "estilos docentes" que pululan por las aulas. Para pensar, reflexionar y debatir. ¿Con cuál nos sentimos identificados? Tal vez, con ninguno o con un poquito de varios, de todas formas veamos que podemos tener en común y que aspectos en particular se manifiestan en la región. Información gracias al aporte de: http://saladehistoria.com

por Katerinne Pavez

Según cifras del Ministerio del Interior, un 17% de los profesores ha sido agredido por sus alumnos. Lo que hay detrás de los números es la compleja relación que ambos tienen dentro de la sala de clases. Una interacción en la que muchas veces la autoridad que ejerce el docente no contribuye al aprendizaje y termina echándolo todo a perder.
Un estudio de los investigadores Guillermo Zamora y Ana María Zerón, de la Universidad Católica, se dedicó a investigar cuáles son los tipos de autoridad que un grupo de 400 estudiantes de enseñanza media de la Región Metropolitana reconoce.

EL PROFESOR “BUENA ONDA”
Sus alumnos lo adoran y él también a ellos. Conoce sus historias y puede llegar a convertirse en un gran amigo. Según explica Guillermo Zamora, el vínculo afectivo es muy importante en la sala de clase, pero las manipulaciones encubiertas constituyen un profundo problema. Por ejemplo, un profesor que les pide a sus alumnos mantener el silencio en la sala para evitarle a él un disgusto. Este tipo de vínculos no permite la autonomía de los estudiantes y centra la relación del alumno con el profesor en temas anexos al aprendizaje. En el caso extremo, puede suceder que el profesor termine cediendo en cosas básicas -como por ejemplo, la puntualidad o las fechas de pruebas- para no perder la estima de sus alumnos, estrategia que, según los expertos, es más común de lo que se cree.

EL QUE DA LECCIONES DE VIDA
Es un profesor que es recordado por sus alumnos como alguien que les dio buenos consejos. Una autoridad moral que hace las veces de segundo padre. Este profesor aplica como herramientas la corrección y las advertencias y muchas veces utiliza historias de superación propias para graficar su punto de vista. Para Guillermo Zamora, esta dimensión de la autoridad, mezclada con saber enseñar y hacerlo con la dosis justa de afecto, hace que los estudiantes valoren a su profesor y vean en él cierta consistencia entre lo que dice y hace. Sin embargo, como explica Ximena Bugueño, coordinadora de Valoras UC, es fundamental que demuestre un sólido manejo de los conocimientos, ya que de lo contrario los alumnos lo verán sólo como una buena persona.

EL QUE SABE LO QUE ENSEÑA
Una encuesta del Portal de Convivencia Escolar del Mineduc señala que más del 90% de los alumnos valora que un profesor conozca su materia y la explique bien, precisamente lo que hace este docente, quien además busca herramientas pedagógicas distintas, como internet, y no tiene miedo a que los alumnos sepan más que él.
Es un profesor que logra que el clima del aula se centre en el aprendizaje y no en cosas anexas, como, por ejemplo, ordenar la sala o planificar el trabajo. Algo que parece obvio, pero que no sucede en todas las escuelas. Según el Segundo Estudio Regional de los Aprendizajes de América Latina de la Unesco, un clima escolar centrado exclusivamente en el aprendizaje produce un alza en el rendimiento de sus alumnos de entre 20 y 50 puntos. Por eso, según Zamora, estos son los profesores más efectivos. “Presentan el conocimiento como una oportunidad para todos y no como una propiedad privada en la cual sólo algunos pueden participar”, explica el experto.

EL AUTORITARIO
Llega a su sala de clases y no vuela una mosca. Ve a sus alumnos como un grupo de jóvenes a los que debe dominar. Y los alumnos, a pesar de que reconocen su autoridad, lo hacen por miedo y no por respeto y comienzan a creer que la escuela los menosprecia. “Se sienten alienados, sobre todo en los sectores de menores recursos, lo que puede hacer que deserten del sistema”, dice Zamora. Y esto impacta en el aprendizaje. Según un estudio del investigador Juan Casassus, un ambiente hostil en la sala puede disminuir los resultados en el Simce en 22 puntos en relación a un colegio donde el profesor tiene altas expectativas de sus alumnos.

EL JUSTO PERO IMPLACABLE
Este tipo de profesor es el que aplica el reglamento escolar al pie de la letra, a diferencia del profesor autoritario, que usa su poder para su propio beneficio y de forma arbitraria. “Es el típico docente que tiene fama de llevar a sus alumnos ‘derechitos’”, dice Patricio Escorza, sicólogo de la Umce. Sin embargo, no tiene la flexibilidad necesaria para evaluar los conflictos que se generen en la sala de clases. “Es el tipo de autoridad más institucional del todas”, dice Zamora, refiriéndose a que este docente es más un repetidor de normas del colegio que un profesional al servicio de los alumnos.
Como es tan inflexible, está más expuesto a perder el control, sobre todo en una época en la que internet entrega a los alumnos herramientas poderosas para participar con conocimientos. “La justicia es, sin duda, una actitud positiva, pero cuando no está relacionada a una norma razonable, no será una actitud valorable. Hoy en día la norma por la norma no funciona”, señala Ximena Bugueño.

No hay comentarios.:

LinkWithin