23 mar. 2012

La iglesia en la Edad Media

La relación de la Iglesia y el Estado, data desde el año 313 (con el Edicto de Milán), pero tomó verdadera fuerza después del siglo VIII. En una parte de Europa se rompe la hegemonía Iglesia-Estado para el siglo XVI con la reforma protestante, y en algunos casos como en Inglaterra el Estado asumió el poder.

Frente a los ataques de los pueblos invasores, en los siglos IX y X, los habitantes de Europa se sintieron indefensos y abandonados por sus antiguos gobernantes; es así que la iglesia aparece como un factor  de estabilidad y seguridad. El clero se fue  organizando como el primer orden: aquel que se dedicaba a la oración. Durante toda la Edad media la vida cotidiana estuvo fuertemente impregnada por la religión, por ejemplo las tareas del campo se regían por el calendario cristiano; se confiaba en la justicia divina para resolver las situaciones más difíciles. Los monasterios eran el único lugar donde se podía conseguir protección o alimentos en tiempos de escasez. También se impartía la enseñanza, aunque muy limitada por la poca difusión de la escritura. La influencia del clero (sacerdotes, obispos y cardenales), será casi la única clase letrada durante la Edad Media. Los campesinos, por lo agobiador de su trabajo, y los nobles, por su poco interés que representaba, fueron, en su mayoría, analfabetos. En aquellos años ser laico (no miembro formal de la Iglesia) era estar al margen del saber letrado. Las escuelas fueron anexos de las catedrales y de los monasterios y en ellas oficiaban de maestros los sacerdotes y los monjes, que impartían gratuitamente los conocimientos de lectura, escritura, doctrina cristiana y canto. También, en las universidades, pese a no ser  en su origen creación eclesiástica, la mayoría del profesorado eran hombres de Iglesia. El monopolio cultural del clero y la eficacia de su actividad docente arraigaron su autoridad y prestigio. 
Ejemplo de un monasterio

El culto a los santos y a las reliquias se extendió por toda Europa, surgen capillas y monasterios así como la práctica de la peregrinación.
A comienzos del siglo X la iglesia vivirá un clima de renovación para controlar el clima de violencia que había influido a sus miembros, se da la creación de la abadía del Cluny, en Francia. los monjes eran muy rigurosos en el cumplimiento de sus leyes monacales.
La autoridad religiosa contaba para asegurar su autoridad, con dos instrumentos: la excomunión, por la cual podía excluir a quienes no la obedecieran, y la inquisición, cuyos tristemente famosos tribunales, realizaban juicios a los sospechosos de herejías que eran condenados a penas crueles, como la muerte en la hoguera.

Clero Secular
Clero Regular
• El clero se dividía en Secular y Regular. El primero, formado en su mayoría por la aristocracia romana, dependía de un obispo. Inserta en un sistema feudal, la Iglesia recibía feudos de nobles o del emperador, a los que debían rendir juramento de fidelidad y permitirles el nombramiento de obispos y párrocos. El segundo estaba formado por monjes, que vivían de acuerdo al monacato,  recluidos en  monasterios, bajo normas estrictas. Un ejemplo, fueron las impuestas por San Benito de Nursia, en Italia, a los monjes de Monte Casino, que imponía entre cosas, comer en silencio, reglas que fue rápidamente imitadas. 
Posteriormente surgieron nuevas órdenes, llamadas mendicantes, como los franciscanos y los dominicos, que a diferencia de otros religiosos no debían establecer su residencia en un lugar fijo, actuando como predicadores, misioneros, inquisidores, canonistas, teólogos o intelectuales. La primera se debe a la obra de San Francisco de Asís, basada en las virtudes de la fe y la caridad. La segunda, a Santo Domingo de Guzmán, quienes renunciaron a los bienes terrenales, combatieron la herejía y privilegiaron el conocimiento como medio de lograr aspiraciones religiosas.
Mapa de la Tercer Cruzada
A partir del siglo XI y hasta fines del Siglo XIII, se produjeron las Cruzadas, con el fin de recuperar la ciudad de Jerusalén, en poder de los turcos. Además de una expedición religiosa, se dio el resurgimiento del comercio en Europa ya que se dirigían en zonas donde cruzaban rutas comerciales. Desde lo político, conquistaron Jerusalén  y crearon un estado cristiano en 1099. Las cruzadas avivaron sentimientos de intolerancia entre religiones y pueblos. Entre 1187 y 1291, los musulmanes emprendieron la reconquista de Palestina y dominaron la zona nuevamente.
Fachada de la iglesia románica de Santo Domingo, en Soria (finales del siglo XII)
En una vista frontal significativa de este estilo medieval en España se estructura horizontalmente
en dos niveles de arcos ciegos, sobre los cuales se sitúa el rosetón.
Fachada de la Catedral de Reims en Francia (a partir de 1211),
representa el estilo gótico.

Texto elaborado gracias: "Pensar la historia, 1er. año C.B.U." AA.VV. Ed. Contexto, Montevideo. 
Imágenes de: 

No hay comentarios.:

LinkWithin