7 oct. 2012

La crisis del Antiguo Régimen y la Revolución Francesa

En una época de agitación extraordinaria, la Revolución Francesa marcó el principio del fin del absolutismo en Europa e impulsó al continente hacia una nueva época (o época moderna).

La vida en Francia en el siglo XVIII
La sociedad francesa anterior a 1789 estaba sometida al poder absoluto del monarca. Como en la mayoría de los Estados Nacionales europeos, existía la creencia generalizada de que los reyes eran reyes por derecho divino o de que la potestad de gobernar emanaba de Dios. En consecuencia, la sociedad se hallaba sujeta al carácter antojadizo y voluble de sus monarcas, muchos de los cuales no estaban capacitados para gobernar. En Francia se sumaba el hecho de que existía una tensión entre el monarca y la nobleza que rodeaba el trono. Los nobles podían ejercer su influencia a través de un sistema de parlamentos que servían de centro judicial y administrativo en todo el país. Sin la aprobación de dichos parlamentos, un decreto real no podía ser ley. 
Para limitar el poder de los nobles, Luis XIV había creado una clase media poderosa, burgueses, cuya ambición había ido en aumento y minimizó la influencia de los parlamentos y especialmente el rol de los nobles. El estamento inferior de la sociedad lo ocupaban los campesinos dedicados a las tareas rurales y que tenían, en su mayoría, una vida de miseria. 
La intervención de Francia en la Guerra de Independencia estadounidense provocó una crisis económica que conllevó el aumento de los impuestos que recayó, especialmente, en los campesinos. A esto se suman que las cosechas habían sido pobres y la escasez de alimentos había empeorado las ya malas condiciones del campesinado. La clase obrera urbana, los campesinos y la burguesía desaprobaron los privilegios que disfrutaban los nobles y el clero (sectores que no debían pagar impuestos). Alentados por las ideas de la Ilustración y por la Revolución norteamericana, se extendió un deseo de cambio. Muchos soldados del ejército francés habían luchado junto a los norteamericanos en su lucha por la independencia, y a su regreso, habían difundido las ideas revolucionarias. Es así como 1789 marcará el inicio de un proceso largo y complejo, la Revolución Francesa, pero que implicó cambios tan profundos que no afectaron sólo a Francia sino que se difundió por todo el mundo.
Material visual elaborado por Prof. Francisco Ayen: www.profesorfrancisco.es
Texto elaborado por la docente (Claudia Solís) tomando como referencia  "La Revolución Francesa" Ediciones de Kate Santon y Liz McKay. Ed. S.L. Barcelona,  2006.  

2 comentarios:

profesor Francisco dijo...

Hola Claudia soy Francisco Ayén, muchas gracias por la referencia que has hecho a mi trabajo. Te escribo para avisarte de que hay un error en el enlace, no es www.franciscoayen.es, sino www.profesorfrancisco.es. Saludos desde Alicante (España).

Prof. Claudia Solís dijo...

Francisco Ayén muchas gracias por visitar este humilde sitio, el error ya está solucionado y gracias por los materiales que has elaborado, que tanto ayudan e inspiran la tarea docente. Un saludo cordial.

LinkWithin