23 may. 2017

American way of life (el estilo de vida americano)

Como consecuencia de la implantación del llamado Estado de bienestar, a partir de fines de la II Guerra Mundial, importantes sectores sociales de los países industrializados aumentaron, considerablemente, su poder adquisitivo. Para mantener esa situación de mejoramiento salarial y de cobertura social, era necesario acrecentar la producción y, en forma paralela, el consumo para que se pudiera absorber todo lo fabricado. Así aumentarían las ganancias de los industriales que, a su vez, dispondrían de más capitales para seguir mejorando la capacidad adquisitiva de las clases medias y bajas, formando un círculo en el cual todos los elementos debían conservar el equilibrio. Todo esto se hizo posible gracias a los adelantos tecnológicos. Para sostener este nivel de vida, era necesario aumentar el consumo, aun de productos superfluos que comenzaron a ser publicitados como imprescindibles.
En los Estados Unidos el nuevo estilo de vida, que comenzó a difundirse como el american way of life, para ello, se utilizaron dos elementos: la publicidad y la disminución de la calidad de los productos, con el fin de que tuvieran menor vida útil y por lo tanto, fuera necesario reponerlos más rápidamente.
Esta forma de vida se basaba en el consumo de todo tipo de artículos, como uno de los principales caminos para nuestra realización. Se dejaban en segundo plano otros valores culturales, como el crecimiento intelectual o espiritual.
Las características de ese "estilo" fueron —además del consumismo— la exageración, la ostentación de la riqueza y la grandiosidad, reflejadas en todos los órdenes. La industria automotriz norteamericana, por ejemplo, se diferenció de las demás por el enorme tamaño de sus vehículos y por su mayor potencia. Se creó, una notoria influencia y hasta dependencia cultural, pues el resto de los países estuvieron influidos por la moda y las preferencias norteamericanas, más allá de sus propias tradiciones o idiomas.
La sociedad de consumo:
En las sociedades de los países desarrollados —y en cualquier lugar del mundo donde se hace sentir la influencia del modelo dominante del capitalismo industrial— el trabajo se ha convertido en una forma de obtener dinero y éste en un medio para conseguir bienes. Esta cadena que llamamos "sociedad de consumo" es producto del gran crecimiento económico de los años siguientes a la posguerra. La venta de productos de consumo crece de forma imparable gracias a la publicidad, dirigida a una población cada vez más amplia, que se encuentra en condiciones de adquirirlos. Las nuevas técnicas publicitarias presentan los productos no sólo de forma atractiva, sino haciéndolos indispensables. Consumir se transforma una nueva escala de valores, donde prima el éxito económico, la abundancia de bienes y la búsqueda del máximo bienestar, ha sustituido a otros principios. Todo se compra y se vende. Después de la II Guerra, el avance tecnológico (en electrónica, física y química), la mayor disponibilidad de mano de obra, ocasionaron un gran incremento de la producción industrial. Para mantener y aumentar el nivel de ganancias de los empresarios, fue necesario elevar el consumo, para lo cual se incorporó a los sectores medios y bajos en el mercado consumidor de productos antes reservados a las clases privilegiadas, tales como, electrodomésticos, automóviles, etc. Dos elementos fundamentales ayudaron a instalar el consumismo: la publicidad y las ventas a crédito. Se estimulaba a través del cine, la radio, la televisión, de los diarios y de las revistas, el deseo por acceder a un mundo ideal y fantástico, al cual sólo se ingresaba comprando determinadas “marcas” de productos. Incluso, las manifestaciones artísticas, como la música, el cine, el teatro o la literatura, eran impuestas por la propaganda de las empresas discográficas, las distribuidoras cinematográficas y las empresas teatrales o editoriales. Había nacido la cultura de masas, en la que era más importante la difusión que la creación artística en sí misma. Tenía más valor lo más conocido que lo más creativo o mejor producido. Prevalecía lo comercial sobre lo artístico.

Datos extraídos de: http://www.portalplanetasedna.com.ar
Por más información sobre el tema has clic aquí.

Análisis de documentos sobre "American way of life"

El estilo de vida americano: propaganda, iconos, contradicciones y críticas.
He aquí las imágenes y el texto que analizaremos, en la próxima clase, sobre los Estados Unidos de posguerra y el "American way of life".



Margaret Bourke-White “Bread Line during the Louisville flood”, Kentucky, 1937 (creartehistoria)


“Había nacido en menos de dos décadas  una generación de camas separas y living-room con heladeras eléctricas, lavarropas, plancha y otros cientos de aparatos deslumbrantes. Los plásticos imitaban lujos y viceversa… La mayoría de los niños estadounidenses  nacidos en los cincuentas amaron a su baby sitter tanto o más que a sus padres, que resultaron ser eternos  frecuentadores de fiestas nocturnas. Cuando aquellos niños se levantaban, desayunaban corn flakes y zumo de bote (‘jugos naturales’). Salía a la escuela en desordenada formación como los sobrinos de Donald, mientras una madre ‘rubio platino revlon’ se descolgaba hasta el Shopping center (supermercado) a la caza de más plásticos, más leche y más dicha a plazos. Un 34% de los esposos de las rubias platinos meditaba con pies encima del escritorio cómo habían llegado a white collar (oficinista)  sin sentirlo, como que su Chevrolet le aguardase apilado en aquellos prodigios de hormigón clasificadores de símbolos del progreso sobre ruedas…
Tenía que ser bueno todo aquello, ya que unos vecinos que habían estado el verano anterior en Europa aseguraban que por allí palidecían de envidia…”

  (Vives Azancort, “EE.UU. 1945-1963: de la ansiedad a la abundancia”, 1987, Ed. Siglo XX, Bs. As.)

Richard Hamilton, ¿Qué es lo que hace que los hogares de hoy  tan diferentes, tan atractivos?,  collage 1956 (creartehistoria)
Por más información sobre el artista Richard Hamilton: Entrevista "POP DADDY RICHARD HAMILTON "

19 may. 2017

Ficha 2 para 1° de Bachillerato

CONFLICTOS REPRESENTATIVOS DE LA GUERRA FRÍA










1- Describe los acontecimientos que condujeron a la división de Alemania.
2- ¿Qué consecuencias provocó la crisis originada por el bloqueo de Berlín?
3- ¿Por qué  Berlín era tan importante para las potencias de posguerra?






4- Elabora una línea del tiempo estableciendo los principales acontecimientos de la Guerra de Corea, hasta su desenlace.










5- ¿Por qué la Crisis de los Misiles en Cuba estuvo a punto de provocar un conflicto mundial? Desarrolla tu respuesta.





6- ¿Por qué la situación de Vietnam es de gran interés para EE.UU.?
7- ¿Qué rol tuvo la opinión pública en esta conflicto? ¿Crees que hoy día sucede lo mismo con los conflictos bélicos? Fundamenta.
8- Describe cuatro consecuencias de la Guerra de Vietnam.



Foto A:
Un anciano norcoreano saluda a su hermano surcoreano después de una reunión familiar concedida temporalmente.
La presente fotografía fue tomada hace pocos años, ¿qué relación encuentras entre esta fotografía y la Guerra de Corea? ¿Qué sentimientos te inspira esta fotografía?

Foto B:
El presidente estadounidense Johnson escucha una grabación de su yerno Charles Robb en la Casa Blanca el 31 de julio de 1968. Robb era comandante de la compañía Cuerpo de Marines de Estados Unidos en Vietnam.
¿Qué aspectos de la política internacional de EE.UU. y la Guerra de Vietnam crees que se reflejan en esta fotografía?

Texto de: "Historia del mundo contemporáneo" UNED, Genoveva García Queipo de Llano (Coordinadora)
Imágenes de: /www.theatlantic.com

15 may. 2017

Creación del Estado de Israel

En noviembre de 1947, la Organización de las Naciones Unidas aprobó la división de Palestina en dos estados, uno judío y otro árabe, así como la jurisdicción internacional sobre Jerusalén, ciudad santa para judíos, musulmanes y cristianos. El nuevo estado judío adoptó el nombre histórico de Israel (que en hebreo significa "pueblo de Dios"), se fijó la capital y sede del Parlamento (la Knesset) en Tel Aviv, y se constituyó una democracia parlamentaria.
El 14 de mayo de 1948, se proclamó el nuevo estado de Israel, pocas horas antes de que las últimas tropas británicas abandonaran Palestina. David Ben Gurión, dirigente socialista del movimiento sionista, leyó el acta fundacional y se convirtió en el primer presidente del gobierno del nuevo país. Ante el fin del mandato británico, se intensificaron los conflictos entre árabes y judíos. Los extremistas judíos atacaban aldeas palestinas y los palestinos armados hacían lo mismo con los asentamientos judíos.
Guerra de 1948
Al día siguiente de la fundación de Israel, los países de la Liga Árabe (Egipto, Siria, Irak, Líbano, Transjordania) declararon su inconformidad e iniciaron la invasión del territorio israelí. Las fuerzas israelíes eran menores a las árabes pero la descoordinación de los árabes y el apoyo, en armas y equipos, que obtuvieron los israelíes de Checoslovaquia y Estados Unidos favorecieron a Israel y en 1949 se firmó un tratado de alto al fuego.

Israel - Palestina, guerras y divisiones territoriales. 
Cronología desde 1947 a 2000
1947: Las Organización de Naciones Unidas decidió dividir Palestina en dos estados el israelí y el árabe. Jerusalén se propuso como zona internacional.
1949: "Guerra de 1948-49". Las naciones árabes atacaron en 1948 al recién fundado estado independiente de Israel. Con esta guerra se desató la crisis de los refugiados palestinos, donde miles de palestinos huyeron, voluntaria o forzadamente, de sus territorios ante la ofensiva israelí. La mayoría de ellos se refugiaron en Jordania. Israel ganó la guerra y se anexó territorios que pertenecían al estado árabe. El territorio de Gaza quedó administrado por Egipto y Cisjordania por Jordania.
1967: "Guerra de los seis días". Egipto, Jordania y Siria movilizaron sus fuerzas contra Israel, que resistió el ataque y se anexó los territorios árabes de Cisjordania, Gaza, la península del Sinaí (de Egipto) y los Altos del Golán (de Siria).
1978: Egipcios e israelíes se reunieron en Camp David, en los Estados Unidos, para negociar la paz en la región. Para obtener el reconocimiento diplomático, Israel aceptó regresar a Egipto la península del Sinaí, en 1979.
2000: A mediados del 2000 se reiniciaron las negociaciones para la paz en Medio Oriente, con el presidente norteamericano William Clinton actuando como intermediario. Finalmente, Yasser Arafat, presidente de Palestina, decidió no aceptar el acuerdo. En el 2001 las partes en conflicto volvieron a encontrarse en Taba, Egipto, pero fracasó de nuevo el intento de llegar a un arreglo.

Fuente: revista Time, 25 de marzo del 2002

Mapas comparativos para comprender el conflicto en Medio Oriente





Fuente: revista Time, 25 de marzo del 2002

3 may. 2017

Algunos datos sobre el muro de Berlín


Fuente: https://infografiasencastellano.com/tag/historia/page/5/


Muro de Berlín: cronología

Muro de Berlín

La construcción del Muro de Berlín comenzó el 13 de agosto de 1961.
BBC Mundo presenta una cronología del nacimiento, vida y muerte de lo que pronto se convertiría en un símbolo de la división política de Europa.
El Ejército Rojo captura Berlín
Soldados del Ejército Rojo colocan la bandera soviética en el Reichstag.

Mayo, 1945
El Ejército Rojo captura Berlín y la ciudad es dividida en cuatro sectores: el de la Unión Soviética en el este y los sectores estadounidense, británico y francés en el oeste.

1948
El ejército soviético bloquea a Berlín Occidental, que se convierte en una isla dentro de la comunista Alemania Oriental. Los aliados envían provisiones desde el aire.

1949
El 12 de mayo se crea la República Federal de Alemania en el sector occidental. Doce días después, se funda la República Democrática Alemana en el sector controlado por los soviéticos.

1953
Los trabajadores de Berlín Occidental se declaran en huelga para protestar por las condiciones laborales. El Ejército Rojo reprime las manifestaciones.

13 de agosto de 1961
Se cierra la frontera entre Berlín Oriental y Occidental y los soldados comienzan la construcción del muro. Lo que comienza como una cerca con alambre de púas se convierte con los años en una serie de paredes, cercas, torres de control y una guardia fuertemente armada. Se calcula que más de 200 personas murieron intentando cruzar la frontera.
Ronald Reagan frente al Muro de Berlín
"Derrumbe este muro", le pide Reagan a Gorbachov.

1963
El presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, visita el muro y promete proteger a los habitantes de Berlín Occidental.
Alemania Oriental y Occidental establecen relaciones diplomáticas.

1987
El presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, visita Berlín y le pide al líder soviético Mijáil Gorbachov que derrumbe el Muro.

Mayo a septiembre de 1989
El gobierno húngaro abre la frontera con Alemania Oriental, en donde miles de personas abandonan sus hogares y se dirigen hacia Alemania Occidental.

4 de octubre de 1989 
El gobierno de Alemania Oriental renuncia tras una manifestación de millones de personas en favor de la democracia.
Belineses derrumban el muro
Los berlineses toman en sus manos el derrumbamiento del muro.

9 de octubre, 1989 
Miles de manifestantes de Alemania Oriental van hacia los puntos de control de la frontera exigiendo que los dejen pasar. Los soldados se quedan quietos mientras que miles de personas atraviesan la frontera. La gente comienza a derribar el Muro en medio del júbilo general.

3 de octubre de 1990 
Alemania Occidental y Alemania Oriental se reunifican.

25 abr. 2017

Síntesis de los principales conflictos durante la Guerra Fría

La ruptura de la coalición aliada y los primeros puntos de fricción 

El comienzo de la guerra fría se produjo entre 1946 y 1948 como consecuencia de una serie de acontecimientos internacionales que fueron incrementando la desconfianza y el temor entre los países occidentales y la URSS:
El discurso de Churchill en Fulton.  En marzo de 1946 Churchill pronunció un discurso en la Universidad de Fulton (Missouri, EE UU) en el que habló de la aparición en Europa de un «telón de acero», que la dividía por la mitad, y señaló la necesidad de detener el expansionismo soviético por la fuerza. Este discurso fue replicado duramente por Stalin. 
La crisis de Irán. En Irán, país ocupado por tropas británicas y soviéticas durante la guerra, se acordó la retirada común de tropas en 1946. Sin embargo, la URSS se negó a hacerlo. Finalmente cedió y retiró sus tropas ante las presiones de EE UU y de Gran Bretaña. Irán quedó en la zona de influencia occidental, constituyendo una amenaza para la URSS. 
La entrada del este de Europa en la órbita soviética. En Europa oriental, los partidos comunistas o, dentro de ellos, los grupos prosoviéticos, se hicieron con el poder mediante golpes de Estado entre 1947 y 1948. Especialmente impactante fue el caso de Checoslovaquia, donde existía una tradición parlamentaria anterior a la guerra. Se crearon así regímenes de partido único similares al de la URSS. Sólo quedó excluida Yugoslavia, en la que se implantó un régimen socialista independiente de Moscú, aunque no claramente prooccidental. 
La marginación de los comunistas en Europa occidental. Los comunistas, muy activos en los movimientos de resistencia antinazi y en las coaliciones políticas de posguerra, a partir de 1948 fueron marginados políticamente incluso en países en los que tenían gran influencia, como Italia y Francia. En Grecia fueron derrotados en una Guerra Civil (1945, 1949) que sostuvo contra ellos un Gobierno apoyado militarmente por los británicos y, tras la retirada de estos, por los estadounidenses. Grecia y Turquía quedaron incluidas en el bloque occidental, protegiendo el Mediterráneo y los estrechos.

Las iniciativas americanas: el plan Marshall. Los primeros enfrentamientos. 

a) La doctrina Truman y el Plan Marshall.
En esta línea, EE UU dio un giro en 1947 a su política exterior. El presidente Truman formuló la que se conocerá como Doctrina Truman: EE UU debía apoyar a los países libres (es decir, capitalistas) e impedir que en ellos se impusiesen regímenes totalitarios (o sea, soviéticos). El apoyo sería tanto militar como económico, canalizado este último en Europa occidental a través del Plan Marshall. Este programa de ayuda económica, financiado por EE UU y aprobado en abril de 1948, contribuyó decisivamente a la reconstrucción de Europa occidental. De esta reconstrucción económica se esperaba obtener beneficios sociales y políticos: se pretendía alejar a la población europea de cualquier tentación comunista e impedir movimientos subversivos dentro de los países occidentales. España (por su régimen político) y los países del este no recibieron esta ayuda. 

b) La división de Alemania.
Las áreas británica, estadounidense y francesa de Alemania se unieron, se beneficiaron del Plan Marshall y constituyeron la República Federal de Alemania (RFA, en 1949), no reconocida por la URSS y con un régimen democrático liberal. En la zona soviética se formó la República Democrática Alemana (RDA, en 1949), no reconocida por los occidentales, excluida del Plan Marshall y con un régimen comunista de partido único. Austria se mantuvo unida y se declaró neutral, pero pudo beneficiarse del Plan Marshall y de la democracia occidental. 
c) La crisis de Berlín (1948-1949) y el comienzo de la Guerra Fría. La ciudad de Berlín quedó dividida en dos zonas tras la guerra, con la particularidad de que el Berlín occidental estaba rodeado por la Alemania soviética y distaba 160 km. de la Alemania controlada por los occidentales. Como protesta por el desarrollo del Planta Marshall, los soviéticos aislaron Berlín occidental, impidiendo el paso a cualquier transporte terrestre o fluvial procedente de Occidente. Este bloqueo, iniciado en abril de 1948, provocó la primera gran crisis de la guerra fría y fue neutralizado con un gigantesco puente aéreo organizado por los británicos y estadounidenses para abastecer la ciudad. En mayo de 1949 la URSS puso fin al bloqueo. Posteriormente, en 1961, los comunistas levantaron un muro en Berlín para evitar la huida de la población hacia la zona occidental, confirmando así la división de la ciudad. 
Entre 1948 y 1953 se vivió una época de fuerte tensión internacional entre el bloque capitalista y el soviético. Se trató del peor período de la guerra fría, en el que la propaganda más radical, la censura y la “caza de brujas” fueron especialmente importantes en los dos bloques. En esta etapa, después de que la URSS ensayara su primera bomba atómica (1949), se impuso la lógica de la carrera de armamentos. Con posterioridad vino la bomba de hidrógeno (la bomba «H»), el despliegue de misiles con cabezas atómicas en Europa y en Asia (con ventaja inicial estadounidense) y la carrera espacial (con ventaja inicial soviética). Así mismo, se consolidaron los bloques y pactos militares y económicos. Hacia 1962 la situación en el Tercer Mundo permanecía estable en apariencia y los dos bloques, perfectamente delimitados, parecían tolerarse mutuamente. 

Los principales problemas y crisis de este período fueron: 

a) Consolidación de la división de Europa.
La división del continente en dos bloques se convirtió en definitiva. Los países de Europa occidental establecieron pactos y alianzas económicas y militares permanentes con el fin de constituir un frente común ante el peligro soviético. Los países europeos beneficiados por el Plan Marshall crearon en 1948 la Organización Europea de Cooperación Económica (OECE, desde 1961 OCDE). Algunos de ellos, buscando una mayor cooperación e integración económicas, constituyeron la Comunidad Económica Europea (1957, Tratado de Roma). La respuesta del bloque del este fue la creación del COMECON o Consejo de Asistencia Económica Mutua (1949), un organismo de cooperación económica entre los países de la órbita comunista. Más importante para la dinámica de la guerra fría fue la creación de una alianza militar permanente entre Europa occidental y Estados Unidos, liderada por estos últimos: la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte), constituida en 1949, con sede en Bruselas y de la que originalmente formaban parte Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña, Holanda, Bélgica, Luxemburgo, Francia, Portugal, Italia, Islandia, Dinamarca y Noruega. En 1952 se incorporaron Grecia y Turquía; en 1955, la República Federal Alemana; y en 1982, España. A pesar del fin de la guerra fría, esta organización militar sigue existiendo y se ha ampliado (Rep. Checa, Hungría y Polonia en 1999), produciéndose el ingreso de otros países de Europa oriental a lo largo del año 2002. La réplica soviética consistió en la creación en 1955 del Pacto de Varsovia, una alianza y organización militar permanente que incluía a la URSS, Polonia, República Democrática Alemana, Checoslovaquia, Hungría, Rumanía, Bulgaria y Albania (este último país abandonó el Pacto de Varsovia en 1968). Esta organización, al igual que el COMECON, desapareció en 1991 al disolverse la URSS. 

b) Contención del comunismo en Extremo Oriente: la Guerra de Corea. 
China. En Asia oriental existía un peligro real de expansión del comunismo. En 1949 el Partido Comunista Chino triunfó en la guerra de guerrillas que sostenía desde los años veinte y creó la República Popular de China, con Mao Tse Tung al frente. El derrotado Gobierno del general Chiang Kai Chek, apoyado por EE UU, se estableció en la isla de Taiwan, creando la República de China Nacionalista. China quedó dividida en dos estados, existentes todavía en la actualidad, que no se reconocían mutuamente. 
Corea. La división de China imitaba el modelo adoptado en 1948 en la península de Corea. En la zona al norte del paralelo 38°, ocupada por tropas soviéticas durante la Segunda Guerra Mundial, surgió la República Democrática Popular de Corea -Corea del Norte-. En la zona al sur surgió la República de Corea, sostenida por EE UU -Corea del Sur-. Después de la retirada de los ejércitos ocupantes, los norcoreanos no tardaron mucho tiempo en invadir el Estado del sur, iniciándose la Guerra de Corea (1950-1953).
 EE UU decidió intervenir en la guerra y enviar tropas y armamento bajo bandera de la ONU. La balanza se inclinó de inmediato a favor de Corea del Sur, que hizo retroceder a las tropas comunistas e invadió Corea del Norte. Ante la posibilidad de la desaparición del Estado norcoreano, China decidió participar en el conflicto. El resultado fue que las dos Careas continuaron separadas y así han permanecido hasta la actualidad. Este hecho fue el primer ejemplo de “guerra limitada”, típica de la guerra fría, que no desembocó en un enfrentamiento generalizado ni empleó armas atómicas. Aun así, perecieron más de tres millones de chinos y coreanos (entre ellos más de dos millones de civiles, a causa de los bombardeos sistemáticos). 

De la guerra de Corea a la crisis de los misiles en Cuba (1953- 1962). 

Aunque el conflicto de Corea entra en 1951 en una vía muerta, el armisticio oficial se firma en 1953, tras la contienda la tensión se relaja notablemente entre los dos bloques.

a) Un intento de huir del comunismo en Europa: Hungría 1956
Sin embargo, tras la muerte de Stalin en 1953 no se suavizó el dominio que la URSS ejercía sobre sus aliados de la Europa del Este, sino que se continuó reprimiendo cualquier huelga, protesta o revuelta que se produjese en Europa oriental. El mejor ejemplo de esta política fue la intervención en Hungría en 1956 para acabar con una revuelta anticomunista. Los tanques soviéticos invadieron Budapest y restablecieron la situación anterior. Más de 200.000 húngaros se exiliaron a Occidente. Los países del bloque occidental no intervinieron, por lo que esta crisis supuso el reconocimiento y la consolidación del reparto de esferas de influencia en el continente europeo. 

b) Contención del comunismo en Oriente Medio: la crisis de Suez de 1956
Fuera de Europa, la estabilidad internacional fue más difícil de conseguir, ya que el debilitamiento y retroceso de los antiguos imperios francés y británico en Asia y en África generaban graves problemas. En los lugares en los que las metrópolis europeas concedían la independencia a sus antiguas colonias, existía el peligro de que los nuevos estados pidieran ayudas económicas o militares a la URSS y a sus aliados si encontraban grandes dificultades para su desarrollo. En las zonas en las que las metrópolis se resistían a otorgar esa independencia, cabía la posibilidad de que las guerrillas y movimientos nacionalistas se convirtieran en comunistas o se aliaran con Moscú. Estados Unidos se encontraba, por tanto, en una situación difícil: tenía que evitar la influencia soviética y hacer frente a la falta de flexibilidad y, en ocasiones, a la incompetencia de sus aliados europeos como potencias coloniales. Aunque los países árabes en Oriente Medio no se mostraron proclives al comunismo soviético, sí aumentó su nacionalismo y su rechazo a Occidente tras la proclamación del Estado de Israel en 1948, consentido y alentado por EEUU, Francia y Gran Bretaña. En esta área, los occidentales tenían importantes intereses estratégicos, como el petróleo y el canal de Suez. Estados Unidos formó una alianza militar permanente, para la contención de la URSS, con Gran Bretaña, Turquía, Irak, Irán y Pakistán, llamada Organización del Tratado Central (CENTO, 1959), ampliación del anterior Pacto de Bagdad de 1955. Por este acuerdo, cualquier intento de atentar contra los intereses occidentales en la zona por parte de los dirigentes árabes nacionalistas más radicales sería identificado con una posible expansión del comunismo en el mundo árabe. Más importante fue la crisis de Suez. El Gobierno egipcio de Nasser nacionalizó el canal, en manos del capital francés y británico. La respuesta de Francia y Gran Bretaña fue la ocupación militar del canal en 1956. EE UU condenó la operación y obligó a sus aliados europeos a firmar un alto el fuego y a aceptar la decisión del Gobierno egipcio. Con ello tomaba el relevo definitivo de las viejas potencias en la zona y dejaba claro su liderazgo. Aunque la URSS no consiguió que en los países árabes se implantaran regímenes comunistas, en Oriente Medio siguió desarrollándose un sentimiento antioccidental bastante generalizado y la zona se convirtió en una de las áreas internacionales más inestables durante las décadas siguientes. 

c) La contención en Asia: la guerra de Indochina, antecedente de la de Vietnam
Para contener los avances comunistas, EE.UU recurrió a alianzas militares permanentes que protegiesen el Pacífico, potenció el crecimiento económico de Japón, Corea del Sur y Taiwan, y estableció bases militares en los países aliados, imitando el modelo de la OTAN. Entre ellas destacaron el Tratado del Pacífico o ANZUS, entre Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda (1951), y la Organización del Tratado del Sudeste Asiático o SEATO, formada por los países citados, más Gran Bretaña, Francia, Filipinas, Pakistán y Tailandia (1954). En la Indochina francesa también se adoptó una solución similar. Los comunistas, dirigidos por Ha Chi Minh, proclamaron la República Democrática de Vietnam al término de la Segunda Guerra Mundial. Francia no reconoció a este Gobierno, establecido al norte del país y apoyado por China. La Guerra de Indochina se prolongó hasta 1954, cuando se reconoció la independencia de la región y Francia se retiró como potencia colonial. También se decidió la división de Vietnam en dos zonas separadas a la altura del paralelo 17°: Vietnam del Norte, comunista, y Vietnam del Sur, prooccidental. Sin embargo, la situación no se estabilizó, como en Corea o en China, y las guerrillas comunistas se mantuvieron activas en Vietnam del Sur. Esto hizo que Estados Unidos tomase el relevo de Francia y apoyase económica y militarmente al régimen survietnamita. 
d) La crisis cubana de 1962
Desde comienzos del siglo XX, EE.UU. era la potencia hegemónica en el continente americano, donde realizaba intervenciones militares en países iberoamericanos, en defensa de sus intereses, tanto estratégicos como económicos. Después de la Segunda Guerra Mundial, su liderazgo se incrementó con la creación de la Organización de Estados Americanos (OEA) en 1948, controlada por Estados Unidos. Mediante acciones militares directas o golpes militares promovidos por la CIA se derrocaba a todo Gobierno que intentase nacionalizar empresas o adoptase medidas excesivamente proteccionistas o sospechosas de socialismo (como se hizo en Guatemala en 1954). Paradójicamente, EEUU, en nombre de la democracia, sostuvo a diversos dictadores en toda lberoamérica y, especialmente, en el Caribe. En este contexto, cualquier revolución tenía que mostrarse antiestadounidense para sobrevivir. Esto fue lo que ocurrió con la revolución triunfante en Cuba en 1959, que puso a Fidel Castro al frente del Gobierno de la isla. El régimen de Castro, que evolucionó rápidamente hacia el comunismo, estableció un sistema de partido único e intentó exportar la revolución a otros puntos de lberoamérica. Ante las crecientes presiones y el bloqueo económico de Washington (suspensión de las compras de azúcar cubano), Castro buscó el apoyo de la URSS, que le proporcionó ayuda económica y militar. El peligro y la humillación para EE UU parecían evidentes: el “enemigo comunista” estaba a 150 km. de sus costas, en una isla que había sido casi una colonia suya. Por ello, la CIA organizó una invasión militar con exiliados anticastristas, que desembarcaron en la bahía de Cochinos (1961) con el propósito de derribar al régimen de Castro. La operación fue un fracaso total y Cuba se convirtió en un estado satélite de la URSS. Los soviéticos decidieron instalar misiles en la isla apuntando a Estados Unidos. Se trata de la denominada crisis de los misiles (1962). Estados Unidos bloqueó la isla e impidió el establecimiento de los misiles. Finalmente, la URSS cedió y no los instaló, evitando así lo que todo el planeta temía: una guerra nuclear. Aunque la URSS y su dirigente Kruschev parecieron derrotados ante la opinión pública internacional, hoy se sabe que lograron sus objetivos secretos: la retirada de misiles estadounidenses de Turquía y la promesa del presidente Kennedy de que no se volvería a atacar Cuba. Esta amenaza de una guerra generalizada supuso el comienzo de una etapa de mayor diálogo y distensión, caracterizada por la tolerancia mutua entre los dos bloques. 

La coexistencia pacífica (1962-1975) 

Tras la crisis cubana, se inició una coexistencia pacífica entre Estados Unidos y la URSS. Esta expresión significa que ambas superpotencias se resignaron a respetarse y a convivir manteniendo cada una sus respectivas esferas de influencia y países satélites. Aunque verbalmente los políticos occidentales seguían haciendo alarde de anticomunismo y los políticos soviéticos eran antiimperialistas, en la práctica los dos bloques se toleraban y no se hostigaban más allá de lo razonable. Esto sirvió, además, para mantener un statu quo internacional que perduró durante los años sesenta y setenta.
Los rasgos principales de esta coexistencia fueron:
a) Un diálogo permanente entre Estados Unidos y la URSS y un alto grado de estabilidad internacional.
La tensión de la primera guerra fría disminuyó porque el diálogo entre ambas superpotencias se hizo permanente, lo que contribuyó a mejorar su mutuo conocimiento y comprensión, independientemente de lo que se afirmase en los discursos electorales o públicos. En 1963 se estableció un “teléfono rojo”, un teletipo que ponía en contacto directo al Kremlin con la Casa Blanca. Así mismo, fueron frecuentes los encuentros personales entre los máximos dirigentes de las dos potencias. Por último, avanzaron los acuerdos entre Estados Unidos y la URSS sobre control y limitación de las armas nucleares y estratégicas (acuerdos SALT). La mejora de las relaciones entre ambos países estuvo relacionada, en gran medida, con la relativa estabilidad alcanzada en el panorama internacional. En la Conferencia de Helsinki (1972-1975) se reconocieron las fronteras creadas en Europa después de 1945. Por su parte, las dos Alemanias establecieron relaciones diplomáticas y España se abrió hacia los países del este. En algunos países de lberoamérica el ejemplo cubano fue imitado por diversas guerrillas, a veces armadas o ayudadas por los soviéticos o por los cubanos. Sin embargo, EE UU promovió un sistema de dictaduras y contraguerrillas (lo que se llamó la “contrainsurgencia”) que impidió el contagio revolucionario. En África, los nuevos países independientes no se sumaron a la causa comunista. En general, las antiguas potencias coloniales controlaban la situación y EE.UU. y la URSS consideraban a este continente de interés secundario. En Oriente Medio, una zona muy conflictiva, se estableció un peculiar statu quo consistente en que Israel recibía armamento y apoyo de EE.UU., y los países árabes (Egipto y Siria), lo recibían de la URSS. Solo en Extremo Oriente el conflicto de Vietnam enfrentaba abiertamente a los comunistas con “el mundo libre” defendido por EE UU.
b) La aparición de movimientos de rebeldía y contestación contra el liderazgo de la URSS: China y la Primavera de Praga.
Estados Unidos y la URSS no dejaron de liderar sus respectivos bloques, pero en esta época comenzaron a surgir movimientos de protesta que ponían en tela de juicio la legitimidad de su poder y, en definitiva, rechazaban la bipolarización del mundo, que empezaba a verse como algo obsoleto. En el bloque comunista, el caso más evidente fue el de la China de Mao Mao Tse Tung en 1963. Tse Tung, que comenzó a alejarse ideológicamente de la URSS entre 1960 y 1962. Según los dirigentes chinos, su comunismo seguía la línea leninista revolucionaria de una forma más auténtica que la “aburguesada” Unión Soviética. De las disputas ideológicas se pasó a la rivalidad política y militar, convirtiéndose China en una potencia nuclear y en una nueva amenaza para la URSS. Estados Unidos no tardó en acercarse al régimen de Mao: el presidente Nixon visitó China en 1972. El que en China se siguiera una línea independiente de la URSS dividió de forma definitiva al movimiento comunista internacional. Los partidos comunistas de cada país creyeron que tenían derecho a establecer sus propias políticas y a no depender de Moscú. En el este de Europa tales intentos fueron reprimidos por las armas. Así, cuando el Partido Comunista de Checoslovaquia amenazó con realizar reformas democráticas desobedeciendo las “sugerencias” de Moscú, los tanques del Pacto de Varsovia entraron en Praga y restablecieron la situación anterior (agosto de 1968). En los países occidentales la desobediencia de los partidos comunistas hacia la URSS fue manifiesta, produciéndose una fuerte crisis en el movimiento comunista, que se dividió entre prosoviéticos y eurocomunistas.
c) La aparición de movimientos de rebeldía y contestación contra el liderazgo de Estados Unidos: la Guerra de Vietnam.
En el bloque occidental fue la Francia de De Gaulle, en los años sesenta, la que adoptó más claramente una postura antiestadounidense. Se convirtió en una potencia atómica y criticó la estructura de la OTAN, mientras pedía mayor independencia de acción. Las revueltas del 68 en las universidades occidentales, especialmente en las estadounidenses, así como los movimientos pacifistas, criticaron el tipo de liderazgo mundial ejercido por Estados Unidos y, concretamente, su implicación en la Guerra de Vietnam (1965,1975). Este conflicto fue universalmente criticado y originó en EE UU una grave crisis de confianza sobre su capacidad para liderar el mundo. En Indochina, tras los acuerdos de 1954, Estados Unidos sustituyó en la práctica a Francia, la antigua metrópoli, proporcionando ayuda económica y militar a los nuevos estados de Camboya, Laos y Vietnam del Sur, que habían surgido frente al comunista Vietnam del Norte, el cual contaba con el apoyo de China y de la URSS. Sin embargo, los regímenes políticos apoyados por Estados Unidos, especialmente el survietnamita, se mostraron incapaces de derrotar a las guerrillas comunistas que comenzaron a surgir en toda el área (el Vietcong en Vietnam del Sur, el Pathet Lao en Laos). Esto llevó a EE UU a intervenir en la zona enviando tropas de forma creciente a partir de 1965. La intervención militar estadounidense, que en algunos momentos llegó a superar el medio millón de hombres, no pudo lograr una victoria decisiva sobre los norvietnamitas. Pese a sus esfuerzos, los estadounidenses se vieron obligados a abandonar Vietnam en 1973. Con ello dejaron paso al triunfo comunista, tanto en Vietnam, unificado bajo este régimen, como en Laos y Camboya, en 1975. El conflicto de Vietnam no sólo supuso una derrota militar y política, sino un desprestigio muy importante para Estados Unidos. Los países comunistas lo interpretaron como un signo de debilidad; para el Tercer Mundo la Guerra de Vietnam fue una vulgar guerra imperialista; y los supuestos aliados occidentales la criticaron. En el propio EE UU la intervención en Vietnam suscitó una espectacular oposición que afectó a su tranquilidad interna.

La segunda guerra fría (1975-1985) 

a) La aparente ofensiva soviética: la invasión de Afganistán.
A partir de 1974 una serie de revoluciones y guerras civiles parecieron desafiar al poder estadounidense en el mundo coincidiendo con el repliegue de este país tras la derrota en Vietnam. En África, en las ex colonias portuguesas de Angola y Mozambique y en Etiopía, se instalaron regímenes prosoviéticos. En Yemen del Sur, en la península arábiga, ocurrió lo mismo. En Indochina los comunistas de Vietnam y de Laos eran prosoviéticos, mientras que los jemeres rojos (grupos comunistas) de Camboya eran prochinos. En 1978 Vietnam decidió invadir Camboya y estalló otra guerra civil en este último país. En Centroamérica la revolución sandinista se hizo con el poder en Nicaragua mientras comenzó una guerra civil en El Salvador (1979). En Asia central se impuso un Gobierno prosoviético en Afganistán en 1978. La Unión Soviética no participó en estas revoluciones ni las alentó, pero, en la medida en que podían restar aliados a su adversario, las apoyó o convirtió en aliados a los gobiernos surgidos de ellas. Precisamente fueron los problemas de uno de estos gobiernos, el de Afganistán, país vecino de la URSS, los que impulsaron a los soviéticos a llevar a cabo una invasión militar directa en este país, desde 1979 a 1988. La URSS, a pesar de su superioridad militar, no pudo pacificar el país ni acabar con los grupos guerrilleros, que finalmente lograron controlar Afganistán tras la retirada de las tropas soviéticas. Esta intervención (complicada después por las resistencias locales) no tenía como objetivo ampliar el poder soviético, sino impedir la expansión del fundamentalismo islámico triunfante en el vecino Irán. Este propósito no pudo cumplirse, ya que los talibanes (integristas islámicos radicales) triunfaron y gobernaron en Afganistán hasta el año 2001. En cualquier caso, la invasión soviética de este país supuso el inicio formal de lo que se conoce como segunda guerra fría.
b) La respuesta estadounidense: la política exterior de Reagan.
Esta aparente ofensiva soviética parecía aprovecharse de la debilidad estadounidense posterior a la crisis económica de los años setenta y a la Guerra de Vietnam. Fue uno de los factores que contribuyó al triunfo electoral en EE UU del republicano Ronald Reagan en 1980. Éste, cuyo programa era muy conservador y nacionalista, se comprometió a combatir con toda energía el "imperio del mal", identificado con la URSS y sus aliados, entre los que se incluía de manera un tanto forzada a nuevos enemigos, como los integristas islámicos de Irán y de Libia y los dirigentes nacionalistas del Caribe. Mediante esta política exterior, EE.UU. pretendía reafirmar su liderazgo mundial frente a todo régimen que atentase contra sus intereses, y superar el trauma de Vietnam y los años setenta. En los años ochenta, EE.UU. financió y armó todo tipo de contraguerrillas ("contras"), opuestas a las tradicionales guerrillas de izquierdas, frente a regímenes poco amistosos, en Iberoamérica, África y Asia. Se realizaron despliegues de nuevos misiles y experimentos con armas masivas como la bomba de neutrones. EE.UU, para reafirmar el orgullo nacional, llevó a cabo varias operaciones militares relámpago contra pequeños países, como Granada, una pequeña isla del Caribe invadida por EE UU por su supuesto izquierdismo en 1983; Libia, bombardeada en 1986 por considerarla responsable del terrorismo internacional; y Panamá, invadida en 1989 para impedir un supuesto ataque contra el canal. Pero quizá la jugada maestra de Reagan fue lanzar la Guerra de las Galaxias nombre popular de un costosísimo sistema defensivo para protegerse de los misiles soviéticos.

Fuente: http://bachiller.sabuco.com

29 mar. 2017

Capitalismo versus Comunismo

Al concluir la Segunda Guerra Mundial, la organización económica europea, basada en su potencial industrial, estaba quebrada. El continente que había sido el centro comercial e industrial del mundo, perdió su lugar de privilegio. De ese mundo arrasado surgieron dos potencias hegemónicas (Estados Unidos y la Unión Soviética) que impondrán su dominio sobre buena parte del planeta, en un período que abarca buena parte del siglo XX.
Ambos pertenecían al grupo de los vencedores -los Aliados- de la Segunda Guerra Mundial, "ambos contaban con los recursos económicos y militares más importantes. Su población y extensos territorios les proporciona la fuerza de trabajo, las materias primas y las fuentes de energía necesarias para desarrollar sus industrias".
Estados Unidos, luego de la política de reformas de F. D. Roosevelt (New Deal) logró transformarse en la primer potencia industrial Occidental capitalista. La Unión Soviética, también había logrado grandes éxitos con sus programas de desarrollo industrial durante el gobierno Stalin -los Planes Quinquenales-.
Estados Unidos y la Unión Soviética serán los dos grandes representantes de dos formas distintas de organización social y económica, que se lanzaron a ampliar su influencia. El resultado es la división de buena parte del mundo en dos bloques: el Occidental Capitalista, el Oriental Comunista, en lo que se denomina la Guerra Fría.
Para comprender mejor las diferencias de estos modelos y su constante rivalidad, desde que culmina la Segunda Guerra Mundial hasta 1991, es necesario exponer con claridad, y de forma sintética, qué es lo que los diferencia y los muestra como modelos irreconciliables.

Capitalismo
"El término designa el sistema socioeconómico  caracterizado fundamentalmente por la propiedad privada de los principales medios de producción y la libertad reconocida a los individuos" para realizar contratos que garanticen sus intereses. "Desde el punto de vista jurídico, el capitalismo descansa sobre dos instituciones esenciales: el derecho de propiedad privada y la libertad de contrato... En general, la actividad económica está orientada hacia la rentabilidad u obtención de beneficios por las empresas privadas en un régimen de libre concurrencia, en el cual, al menos en principio, el Estado  no interviene.   El elemento central del sistema es el mercado... Según la ley de la oferta y la demanda, el mercado regula los precios" y todo lo que hace al proceso de producción y distribución. La competencia es lo que regula la actividad económica.
Los teóricos liberales consideran que la propiedad privada  y la búsqueda de interés personal aseguran el mejor aprovechamiento de los recursos; ello resulta del libre juego del mercado. "La libertad de empresa garantiza, a su vez, el mantenimiento de todas las libertades políticas y sociales". A partir de la crisis del '29 el modelo clásico capitalista liberal, comienza a ser sustituido por nuevas tendencias que "el llamado capitalismo organizado, cuya característica central es la fuerte intervención de  Estado para regular el sistema" (Keynesianismo).
Comunismo
Se entiende por comunismo a la organización social y económica basada en la comunidad de los medios de producción y los bienes por ellos producidos. Como movimiento socio político propone la supresión de la propiedad privada , la socialización de los medios de producción y la emancipación del proletariado (de los obreros), produciéndose  de este modo la eliminación de las clases sociales y la progresiva extinción del Estado.
Las principales características económicas son: la eliminación de la propiedad privada, la socialización de los medios de producción, sustitución de la economía de mercado por la economía de Planificada centralizada donde el Estado administra y controla todos los aspectos, colectivización de la tierra e industrialización dirigida y planificada.
La principal característica política es el Sistema de Partido Único que controla el Estado y la dinámica social. El funcionamiento real del poder descansa sobre su mecanismo político por excelencia, el partido Comunista. Este monopoliza la soberanía del proletariado, supone que los poderes ejecutivos, legislativos y judicial estén centralizados. El poder central tiene la última palabra en todos los asuntos de interés público y el poder central debe coincidir por completo con los órganos supremos del partido.


Texto elaborado gracias al aporte de "Historia. El mundo contemporáneo" AA.VV. Ed. de AIQUE Polimodal, Buenos Aires, 2005. "Diccionario de Ciencia Sociales y Políticas" Torcuato Di Tella entre otros. Ed.Ariel, Buenos Aires, 2006.

28 mar. 2017

Berlín tras el apocalipsis, julio de 1945

Sensational film footage! Berlin after the apocalypse in color and HD - Berlin In July 1945 (HD 1080p) from Konstantin von zur Mühlen on Vimeo.

Ejercicios sobre el Plan Marshall

El Plan Marshall es el nombre popular del European Recovery Program (ERP), plan de ayuda económica de los Estados Unidos para la reconstrucción de los países europeos después de la Segunda Guerra Mundial. La iniciativa fue conocida así porque fue diseñado principalmente por el Secretario de Estado de Estados Unidos, el Gral. George Marshall. Después de la segunda guerra mundial, la clase dirigente de Estados Unidos y su presidente, Harry Truman, comenzaron a preocuparse por la pérdida de liderazgo en Europa. Las tensiones con los soviéticos era cada vez mayor, y estos últimos habían comenzado a influir en la política de casi toda Europa.
Algunos hechos político-militares ayudaron a decidirse a los norteamericanos por aplicar dicho plan: el debilitamiento británico en el Mediterráneo, el Golfo Pérsico, el océano Indico y hasta en el pacífico. Además, el Reino Unido ya no podía seguir asistiendo a griegos, turcos e iraníes frente a los soviéticos. Los ingleses tenían menos recursos para mantener sus numerosas bases en el Mediterráneo (Malta, Gibraltar, Chipre, Libia y el canal de Suez). Lo mismo sucedía en el Mar Rojo, en la India y en China donde los avances de los ejércitos de Mao parecían incontenibles, a pesar de que había reconquistado Hong-Kong en 1947. Otro problema para Estados Unidos, provenía de la constante expansión de la Unión Soviética en Europa Occidental. Italia contaba con un partido comunista fuerte y los mismo pasaba en Francia. Incluso se incorporaron en distintos ministerios a miembros del partido comunista.
Al mismo tiempo, en que Truman anticipaba su doctrina, el general Marshall, reunido con su colegas occidentales advertía que, de no mediar una ayuda económica-financiera, toda Europa Occidental caería en manos de la dominación soviética (Ver discurso de Marshall). Finalmente, en 1947, el presidente Truman anunció el envío de la ayuda con la coordinación de George Marshall.

Motivos para ayudar a Europa
Dos motivos esenciales llevaron a los estadounidenses a tomar esa medida: primero, evitar que su propia economía cayera y que detuviera el crecimiento económico que había provocado la industria bélica durante la segunda guerra, ante la penuria europea y la imposibilidad financiera de comprar productos norteamericanos. De esta forma se impediría la caída de la demanda, y la posible baja de la actividad industrial y laboral. Y a su vez, permite colocar grandes sumas de capital en créditos. En segundo lugar, evitar la expansión soviética sobre todo el continente europeo.
Este plan de ayuda demandaba una coordinación previa de los países europeos para su aplicación. Para ello se reunió en junio-julio de 1947 una conferencia en París a la que, tras muchas dudas, acudió la URSS. Pronto éste declinó el ofrecimiento y obligó a sus países satélites a hacer lo mismo alegando que el plan era un instrumento del imperialismo para la hegemonía americana
Truman, firmó el programa en 1948 y casi simultáneamente se constituyó en Paris la Organización Europea de Cooperación Económica (OECE), para coordinar la distribución de la ayuda. Así, siete mil millones de dólares en forma de manufacturas y créditos, comenzaron a invadir Europa. Salvo, España y Finlandia, que quedaron excluidas de la ayuda por sus regímenes políticos neofascistas y porque durante la guerra habían colaborado con el nazismo.
Se calcula que en total el Plan supuso una ayuda de 13.150 millones de dólares entre 1947 y 1952. El éxito del plan fue esencial para la recuperación económica y el asentamiento de los regímenes democráticos en Europa Occidental.

Observa con atención el mapa y responde:

1- ¿Qué países recibieron mayor apoyo financiero por parte de Estados Unidos? ¿Por qué serán estos países los más beneficiados?
2- ¿Qué tipo de condiciones puede tener aceptar dicho apoyo financiero?
3- Explica la relación que hay entre la ayuda económica para Europa y la economía Norteamericana.

Observa con atención la fotografía y responde


4- ¿Qué consecuencias de la Segunda Guerra Mundial ven reflejada en la fotografía?
5- ¿Qué áreas económicos se pueden ver beneficiadas por la ayuda del Plan Marshall? Toma en cuenta lo que muestra la fotografía.
6- Describe que aparece representado en la fotografía. ¿a qué zona de Europa crees que corresponde? ¿Por qué a EE.UU, le interesará reconstruir dicha zona?

La Doctrina Truman y el Plan Marshall desde el punto de vista soviético

Sirvió de pretexto para intensificar la expansión del imperialismo norteamericano en Europa y proclamar abiertamente una política antisoviética (...) El 12 de marzo de 1947, Truman solicitó al Congreso norteamericano (...) prestar urgentemente "ayuda" a Grecia y Turquía (...) No trató siquiera de ocultar el carácter militar de la proyectada "ayuda" ni la aspiración de EE.UU. a instalarse en los países beneficiarios de la misma (...) El mensaje del presidente norteamericano lleno de calumnias groseras contra los países socialistas, llamaba prácticamente a los EE.UU. a asumir el papel de gendarme mundial, o sea, a intervenir en los asuntos de todas las naciones al lado de la re acción y de la contrarrevolución, contribuyendo a la represión del movimiento liberador de todos los pueblos y oponiéndose abiertamente a la revolución y al desarrollo socialista de los Estados (...)
El carácter antisoviético y antisocialista de la política exterior formulada en la "Doctrina Truman" era evidente (...) El Gobierno y la prensa soviéticos denunciaron enérgicamente la naturaleza imperialista de la "Doctrina Truman". El periódico Pravda señaló en aquellos días que esa "doctrina" significaba una nueva intervención en la vida de otros Estados y que las pretensiones de EE.UU. al papel dirigente de los asuntos internacionales aumentaban al tiempo que crecían las apetencias de los círculos norteamericanos interesados (...)
El 5 de junio de 1947, el Secretario de Estado norteamericano George Marshall señaló, al hacer uso de la palabra en la Universidad de Harvard, que la economía de muchos países de Europa se encontraba en una situación penosa y que los EE.UU. deseaban ayudar a su restablecimiento 
 (...) Dejaba oculta, claro está, la verdadera razón de ser del nuevo plan norteamericano.
(...) Una gran parte de la burguesía de los países europeos, asustada por el crecimiento de las fuerzas del socialismo y de la democracia, aplaudió el discurso(...), pero la Unión Soviética se daba perfectamente cuenta de lo que aquélla significaba en realidad, de cuánto valían las aseveraciones del Gobierno de los EE.UU. respecto a su deseo de ayudar al restablecimiento de los países perjudicados por la guerra. (...)
En 1947, Washington (...) quiso asegurar, por medio de la ayuda prometida, la influencia económica, política y militar dominante de los EE.UU. en los países de Europa Occidental, arruinados por la guerra, detener, valiéndose de la intervención, el ascenso del movimiento revolucionario, que se observaba en muchos de esos países, así como aislar a la URSS y hacer retomar a los cauces del desarrollo capitalista a todos los Estados democrático-populares o, por lo menos, algunos de ellos (...)
Los autores del "Plan Marshall" le asignaban desde el primer momento un papel esencial en el restablecimiento del militarismo alemán, como importante elemento del bloque militar que se creaba, bajo la égida de los EE.UU. dirigido contra la URSS y otros países socialistas. (...)
El Gobierno soviético hacía ver con insistencia que los objetivos del "Plan Marshall" estaban en pugna con la paz y la independencia de los pueblos (...) Los Gobiernos de los países de democracia popular condenaron a su vez los peligrosos objetivos del imperialismo norteamericano, encubiertos con la apariencia "filantrópica" del "Plan Marshall".
Historia de la Política Exterior de la U.R.S.S. 1947

 Texto extraído de: http://www.historiasiglo20.org/

LinkWithin