26 feb. 2016

Técnicas de estudio: cómo hacer un resumen

Un resumen escrito es un texto que transmite la información de otro texto de manera abreviada. Hacer resúmenes es una técnica de estudio fundamental: exige una lectura atenta y comprensiva para identificar la información más importante incluida en el libro o artículo que hay que estudiar. A la hora de repasar, cuando el tiempo apremia, los resúmenes permiten "sobrevolar" rápidamente las ideas y conceptos fundamentales que podrán ser evaluados. También nos permite transmitir, de forma breve, los contenidos de un texto a alguien que necesita informarse en poco tiempo o que busca información específica. 

¿Cómo hacer un resumen? 
Hacer un resumen implica transformar un texto -que llamaremos "base"- en otro texto que reproduzca el cuerpo de ideas principales del primero en forma global y breve, dejando de lado las ideas accesorias. Para eliminar oraciones o párrafos del texto base, hay que analizar qué es lo que puede ser suprimido. Y para eso hay que reconocer cuáles son las ideas principales y cuáles son las ideas secundarias, subordinadas a las primeras.
Para hacer un resumen, en primer lugar hay que realizar las siguientes operaciones sobre el texto base:
    1- Reconocimiento del tema y los subtemas que se desarrollan.
    2- Identificar la estructura u organización del texto base. Qué partes lo componen (introducción, desarrollo y desenlace o cierre, si se trata de un texto expositivo o de una narración; hipótesis, argumentación y conclusiones, si se trata de un texto argumentativo , etc.)
    3- Redacción de breves notas al margen de los párrafos, que señalen cuáles son los temas que se desarrollan allí.
    4- Subrayado de la información sustancial. Con esta operación se distingue la información más importante, que no puede faltar, de aquella cuya supresión no alteraría la unidad del texto base.
    5- Esquema de contenido . Este tipo de cuadro permite organizar de manera gráfica las ideas principales y secundarias, y permite visualizar las relaciones que se establecen entre ellas.
    Ahora debemos realizar la redacción del resumen.

    Para que el resumen pueda redactarse de manera coherente y correcta, y represente debidamente al texto base, conviene llevar a cabo las siguientes operaciones:
1- Generalizar aquellos términos que tienen rasgos en común. Por ejemplo, en el resumen, se puede reemplazar "Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón" por "planetas del sistema solar".
2- Globalizar la información, es decir, integrarla en unidades menores de sentido completo. Por ejemplo, la oración "Juan fue al cine" puede globalizar varias oraciones de un texto, tales como "Juan tenía ganas de ver una película", "revisó la cartelera", "encontró que se había estrenado la película que quería ver", "se dirigió al cine", "sacó las entradas", etc.
3- Integrar las oraciones a partir de las relaciones que se establecen entre ellas, ya sean de causa, consecuencia u oposición. Por ejemplo, si en el texto base aparecen dos oraciones como · "Ameghino consideraba que el fósil era un objeto útil para el conocimiento." · "El fósil puede ser un testimonio de la historia de la vida y de las especies." Se puede redactar una sola oración que conecte las anteriores, en este caso por una relación causal: "Ameghino consideraba que el fósil era un objeto útil para el conocimiento ya que puede ser un testimonio de la historia de la vida y de las especies."
4- Leer el resumen para comprobar si representa los aspectos principales del texto base. 

Cómo sabemos si el resumen es correcto? 
Será correcto si nos permite responder las siguientes preguntas:
¿Cuál es el tema principal del texto A?
¿Dónde y cómo se desarrolla ese tema?
¿Cuáles son los temas secundarios del texto A?
¿Las ideas principales y secundarias, están relacionadas entre sí?
¿Cuál es la conclusión del texto A?
El resumen tiene que ser un texto coherente y se tiene que entender por sí solo, de forma independiente del texto base. No debe ser un esquema o un cuadro sinóptico. Es muy importante tener en cuenta para quién y para qué se redacta el resumen. Si lo hacemos para nosotros mismos, para estudiar, el texto resultante puede tener marcas propias, palabras familiares, de ésas que "nosotros nos entendemos". Pero si el resumen es para que lo lea, por ejemplo, un profesor que tiene que evaluar la comprensión de un texto, utilizar un nivel de lengua formal, general, que todos puedan comprender.

http://www.educ.ar
También recomiendo este vídeo muy simple sobre cómo hacer un resumen:
http://educacion.practicopedia.com/como-hacer-resumenes-2311

No hay comentarios.:

LinkWithin