8 ago. 2017

El estalinismo en la Unión Soviética

El Estado totalitario 

Dotado de una determinación inflexible y de gran disciplina, Stalin reconstruyó el Estado soviético sobre nuevos pilares que aseguraron su permanencia en los niveles más altos del poder. Tales pilares fueron los siguientes: 
• La reorganización de la policía secreta: desde los tiempos de Lenin, la policía secreta había sido clave para preservar la seguridad del PCUS (Partido Comunista de la Unión Soviética) y eliminar adversarios políticos. En la época de Stalin se creó la OGPU o Directorio Político del Estado, una organización ultra secreta destinada a la seguridad del líder y a la detección y eliminación de sus adversarios. Sus integrantes eran reclutados no por sus conocimientos teóricos y capacidad de liderazgo, sino por su lealtad a Stalin. Más tarde, en 1934, se estableció el NKVD o Comisaría del Pueblo para Asuntos Interiores destinada a la vigilancia de los miembros del partido y de la sociedad comunista. 
• La política del terror: mediante un hábil uso de la propaganda, el régimen estalinista inventó y desarrolló la idea de los enemigos internos, o agentes del imperialismo, lo que fomentó un sistema de delaciones compensadas, en el que la sociedad rusa participó para detectar a los eventuales enemigos de la revolución. 
• La educación partidista: a través de las escuelas, las asociaciones de jóvenes, los programas de adoctrinamiento y de defensa, y las instancias de control de masas se constituyó un perfil ideal de ciudadano soviético, fiel al marxismo-leninismo (según la interpretación oficial desarrollada por Stalin) y a la historia rusa, reescrita por el régimen del modo en que Stalin se presentaba como el protagonista de los acontecimientos. 
• La purificación del partido y del Ejército Rojo: cuando las técnicas de propaganda no funcionaban, se hizo uso y abuso de la represión, incluso en contra de miembros del partido y del Ejército Rojo. La población considerada sospechosa de conspirar en contra del régimen era sometida al Gulag, es decir era desterrada a campos de adoctrinamiento, como se denominaba a los campos de trabajo forzado en Siberia, o simplemente se las ejecutaba. Entre 1936 y 1939, fueron procesados y ejecutados ex líderes de la Revolución de Octubre, como Kámenev, Zinoviev, Radek, Piatakov, Sokolnikov, Bujarin, entre otros, y miles de militantes, acusados todos de conspiración en contra del estado soviético. Este proceso, al que se conoció posteriormente como Gran Purga, tuvo como objetivo explícito la purificación del partido y del ejército de elementos contrarrevolucionarios y trotskistas, pero en realidad cumplió con el objetivo de eliminar adversarios que podían hacerle peso a Stalin en su obsesión por controlar todo el poder del Estado.
• El culto a la personalidad: la consecuencia más duradera de estas purgas, fue el sometimiento mediante el terror de todos los estamentos de la sociedad comunista a la voluntad y a la figura de Stalin, que pasó a ser conocido en adelante como Batiuska (el padrecito). Se desarrolló entonces un proceso de santificación y endiosamiento del líder de la patria de los trabajadores: se construyeron grandes estatuas en su honor, que orlaron las plazas de las principales ciudades del país, y muchas ciudades y pueblos fueron fundados con su nombre.

No hay comentarios.:

LinkWithin