8 jun. 2011

Guerra de Corea 1950-1953

La península de Corea ha vivido una situación bien particular en cuanto a su situación geopolítica, en medio de los Imperios Chino, Ruso y Japonés, desde el siglo XVI su población se vio en permanentes conflictos y ha conocido innumerables invasiones:
- La dinastía Yi la convirtió en protectorado chino,
- a fines del siglo XVI combatieron durante años a los invasores japoneses,
- pasaron a ser feudatarios de los manchúes,
- los cosacos rusos también los invadieron,
- en 1895 chinos y japoneses se disputaron la zona y la mediación rusa forzó a una declaración reconociendo su independencia de Corea,
- Japón, tras su expansión en el Pacífico, anexionó Corea y destituyó a su rey Yi Hygeng.
Esto fomentó un revuelta de los nacionalistas coreanos. 
Durante la II Guerra Mundial Corea estaba ocupada por Japón, pero al terminar la guerra quedó a manos de los vencedores. En los acuerdos de Potsdam se acepta que el paralelo 38º hacia el Norte estarían las fuerzas soviéticas y hacia el Sur las norteamericanas. 
El estallido de la Guerra Fría tuvo como resultado la división de este país en dos estados: Corea del Norte, donde en 1948 se estableció una "república popular", es decir, una dictadura comunista dirigida por Kim Il Sung; y Corea del Sur, donde Syngman Rhee estableció una férrea dictadura pro-norteamericana.
El triunfo de la revolución comunista en China el 1 de octubre de 1949 alteró completamente el equilibrio de Asia. Stalin, que venía de sufrir serios reveses en Europa no pudo resistir la tentación de recuperar terreno en Asia y dio su acuerdo a un ataque norcoreano a Corea del Sur. Así, el 25 de junio de 1950, las tropas de Kim Il Sung atravesaron el paralelo 38º y avanzaron hacia el sur. El régimen surcoreano apenas pudo mantener un pequeño territorio en torno a Pusan. La reacción norteamericana fue inmediata. Washingto pidió la convocatoria del Consejo de Seguridad de la ONU y consiguió un mandato para ponerse al frente de un ejército que hiciera frente a la agresión norcoreana. La ausencia del delegado soviético, que había rechazado asistir a las reuniones del Consejo como protesta por la negativa norteamericana de aceptar a la China Popular, propició esta resolución.
Las tropas multinacionales de la ONU, en la práctica el ejército norteamericano al mando del general MacArthur, recuperaron el terreno perdido y el 19 de octubre tomaron Pyongyang, la capital de Corea del Norte.
El 4 de enero de 1951, las tropas comunistas retomaron Seul. En ese momento, MacArthur propuso el bombardeo atómico del norte de China. Tanto el presidente Truman como la mayoría del Congreso reaccionaron alarmados ante una reacción que podía llevar al enfrentamiento nuclear con la URSS. En un enfrentamiento cada vez más abierto, Truman destituyó a MacArthur entre las protestas de la derecha republicano y lo sustituyó por el general Ridgway.

En enero de 1953, el general republicano Dwight Eisenhower tomó posesión de la presidencia de Estados Unidos, y en el mes de marzo moría Stalin, quien fue sustituido por Gheorghi Malenkov como jefe de gobierno de la Unión Soviética, con lo que se inició un cambio evidente en la política rusa, que tendió a actuar con mayor prudencia en asuntos internacionales. Por fin, tras una serie de difíciles negociaciones, el 27 de julio de 1953 se firmó el Armisticio en Panmunjong, quedando el paralelo 38 como línea de separación entre las dos Coreas, es decir, la misma situación territorial que existía antes de la guerra.


El fin de la Guerra de Corea no trajo mejoría en las relaciones entre los dos bloques, e incluso el armisticio se había retrasado debido en gran parte a que ninguno de ellos estaba dispuesto a ceder, no sólo por razones propias de la rivalidad entre los bloques occidental y oriental, sino también en virtud de las presiones y problemas que cada superpotencia tenía en su ámbito interno. En la Unión Soviética había un gran descontento social debido a que los últimos años anteriores a la muerte de Stalin habían sido especialmente duros para el pueblo, sometido a mayores sacrificios a fin de acelerar el desarrollo económico y la militarización, mientras se recrudecía el régimen de terror contra toda persona que se opusiera al stalinismo o fuera sospechoso de estar bajo influencia ideológica del bloque occidental.
En Estados Unidos, la opinión pública desaprobaba el hecho de que su país se hubiera enfrentado a una guerra inútil como la de Corea, puesto que no había resultado en una victoria militar y, en cambio, había ocasionado una gran pérdida de vidas humanas y provocando una nueva recesión económica. Además, la tensa situación propia de la Guerra Fría había revivido entre el pueblo estadounidense un sentimiento nacionalista, expresado en un marcado anticomunismo que tomó tintes represivos en contra de quienes simpatizaran con la ideología socialista o frieran sospechosos.
La pervivencia de la división ha hecho que esta "frontera de la guerra fría" haya sido la única que ha continuado hasta el siglo XXI.
 
Lanzadores de misiles, aviación y 800 soldados fueron movilizados por Corea del Sur a sólo 30 kilómetros de la frontera norcoreana, en lo que se interpretó como una demostración de fuerza en medio de la tensión entre los dos países. Como respuesta, Corea del Norte amenazó con una "guerra santa" y con utilizar el "disuasivo nuclear".
Puedes ver las imágenes del despliegue militar sur-coreano en este vídeo de la BBC Mundo.

No hay comentarios.:

LinkWithin