28 jun. 2012

Descubrimiento del Río de la Plata (viajes de Solís y Gaboto)

El río "ancho como mar"
        Tierra Argentea (Lope Homen,1554)
A comienzos del siglo XVI, Juan Díaz de Solís, "Piloto Mayor del Reino", reconocía las costas de Brasil en busca del tan ansiado canal interoceánico. Las dimensiones del estuario platense lo confundieron: convencido de haber encontrado el camino, se adentró en el "río ancho como mar" al que bautizó Mar Dulce.
La primera escala fue en el lugar que llamó "Bahía de la Candelaria", probablemente en el emplazamiento actual de Montevideo. Más adelante ancló en la isla que denominó "San Gabriel", frente a lo que hoy es Colonia. Allí quedaron dos de sus naves, mientras él continuó río arriba hasta otra isla, que recibió el nombre de Martín García en honor a uno de los tripulantes que murió allí. Con solo cincuenta hombres desembarcó en tierra firme, cerca de la zona de Carmelo. Allí fue atacado por los nativos y -según testimonio de los sobrevivientes- devorado por ellos. Aunque la tradición atribuyó este episodio a los charrúas, sus autores fueron los guaraníes, quienes, como se sabe, practicaban la antropofagia. Fracasado el proyecto, de la audaz expedición de Solís solo quedó un grumete -Francisco del Puerto- que se adaptó a la convivencia con los indios y fue más tarde rescatado por Sebastián Gaboto.
Díaz de Solís, grabado de Poma de Ayala 

Información extra: La antropofagia que practicaban los guaraníes, si bien implicaba comer carne humana, no debe ser confundida con canibalismo. Era antropofagia "ritual" y su sentido principal era "alimentarse" del espíritu y fortaleza del enemigo derrotado.

El piloto desobediente
Con la mira aún puesta en Oriente salió Sebastián Gaboto del mismo puerto sevillano, para cumplir el encargo real de volver "cargado de especias, piedras preciosas, oro y seda". Recaló en las costas de Brasil, a la altura de Pernambuco, en 1525. En aquella pequeña población fundada por los portugueses y en contacto con algunos sobrevivientes de anteriores expediciones, tuvo noticia de fabulosas riquezas que aguardaban en algún lugar del continente. Decidió entonces cambiar el objetivo que le había sido encomendado por el rey y explorar la región en busca de la legendaria "sierra de la plata" que todos evocaban.
Entre 1526 y 1527 remontó el curso del Río de Solís -al que rebautizó "Río de la Plata" en virtud de la ilusión perseguida- y también parte del Paraná. Sin embargo, pronto tuvo que desistir de su proyecto ante la carencia de recursos para una empresa más grande de lo imaginado y los ataques de una población poco amigable. En 1530, cuando volvió a España, el fuerte de "Sancti Spiritu" que había levantado a su paso fue totalmente destruido.

Texto de: http://www.kalipedia.com/

No hay comentarios.:

LinkWithin