6 ago. 2014

Justificaciones del Militarismo

ANTES DEL MILITARISMO

TESTIMONIO DEL PRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN RURAL DEL URUGUAY, DOMINGO ORDOÑANA

“El estanciero vive siempre dudando del día de mañana, de la hora que se suceda,… la espada del comisario, sargento  o cabo de policía que le pide caballos o reses de auxilio para ir a pelear,… yo no sé que caballería especial ni que ministerio desempeñamos los estancieros. A nosotros todos  tienen el derecho de tratarnos como ganado orejano; todos pueden ponernos marcas de propiedad usando libremente de lo nuestro sin decir agua va”.

LOS INVERSORES QUIEREN GARANTÍAS

“La población es evidentemente la suprema necesidad de esta República… pero para traer la inmigración, y lo que no deja de ser menos preciso también, el capital superabundante de los países ricos… dos cosas son precisas: la certidumbre del fiel cumplimiento de los contratos que se establezcan y la perspectiva de una completa seguridad en la vida y propiedad junto con la confianza en la estabilidad de los poderes gubernativos…”
                           
  Textos extraídos  de Barran y Nahum “Historia Rural del Uruguay” Tomo 1, Pág.122 y 234

DESPUÉS DEL MILITARISMO

“Va siendo habitable la campaña, lo que significa decir que se van resolviendo para ella los problemas de seguridad en la vida y en la sociedad. Es grande la confianza que va inspirándonos  la Administración del Coronel Latorre, porque encontramos en ella condiciones de aptitud con arreglo a las necesidades y soluciones modernas…, redondeando mi pensamiento, diré a usted que la campaña,…, necesita saber si el sosiego de que hoy disfruta con justicia que se sigue haciendo contra los malhechores podrá disfrutarlo mañana (…)
Repetimos, la campaña es habitable, y es habitable porque han desaparecido aquellas falanges de ladrones organizados, aquellas turbas de encubridores de cueros robados y aquellas cuadrillas de compadritos que hacían difícil el trabajo metodizado. Las familias vuelven a establecerse en los campos antes despoblados…”

                                                                                                    Domingo Ordoñana 1877 

No hay comentarios.:

LinkWithin