28 abr. 2014

Ejemplo de disidencia dentro de la construcción de la URSS

Alexandra Kollontai

31/03/1872 – 09/03/1952

Notable economista política y revolucionaria rusa. La única mujer miembro del Comité Central de Lenin. Diplomática de carrera, defensora de la emancipación de la mujer, Kollontai trató el tema de la sexualidad de la mujer, su timidez y el activismo político.
Alexandra Domontovich nació en el seno de una familia aristocrática de San Petersburgo. Su padre era general del ejército imperial ruso y su madre hija de un comerciante de maderas. Criada mayormente por la servidumbre, tenía maestros privados en casa durante el año y pasaba el verano leyendo en la finca de la familia de Karelia en Finlandia, bajo dominación rusa en esa época. Así, Kollontai se interiorizó de la vida de los arrendatarios de tierras y los trabajadores agrícolas. Estudió literatura con Victor Ostrogorskii, obtuvo el título de maestra y comenzó a escribir.
Contra los deseos de sus padres, en 1893 se casó con su primo Vladimir Ludvigovich Kollontai, oficial de ejército. Luego del nacimiento de su hijo Mikhail, la vida de matrimonio resultó un gran desilusión, al sentirse atrapada en casa sin tiempo para escribir.
Durante una inspección a una fábrica textil, Kollontai encontró un niño muerto en una vivienda hacinada de los barrios pobres, hecho que marcó su vida y la convirtió en revolucionaria.
Aun enamorada de su marido, en 1898 Kollontai dejó atrás su vida matrimonial y a su hijo para estudiar economía política en Zurich. Ya había leído a Marx y Lenin y en Zurich se familiarizó con las ideas de Karl Kautsky y Rosa Luxemburg. Su primer artículo examinaba la relación del medio ambiente en el desarrollo de los niños y su primer libro investigaba las condiciones de vida y de trabajo del proletariado finlandés con relación a la industria. El libro se publicó en 1903 en San Petersburgo donde llamó la atención entre los círculos revolucionarios.
El 3 de enero de 1905, se unió a la marcha de los trabajadores al Palacio de Invierno en San Petersburgo, que terminó en la masacre del Domingo Sangriento: los guardias imperiales del Zar mataron a unos 130 manifestantes. En 1906 publicó una colección de artículos sobre Finlandia y el socialismo. Acusada de fomentar un levantamiento armado contra el imperio ruso, tuvo que escapar para evitar ser arrestada. Vivió en el exilio desde 1908 viajando por Europa dando conferencias.
En 1914 Kollontai se unió a los Bolcheviques, la facción radical del partido Social Demócrata de los trabajadores rusos, establecido por Lenin. Debido a sus actividades revolucionarias estuvo presa brevemente en Alemania y en Suecia, de donde la echaron. Desde 1915, Kollontai fue asistente de Lenin. Como ardiente pacifista, viajó por Estados Unidos dando conferencias contra la participación en la Primer Guerra Mundial.
Luego de la revolución rusa de 1917, regresó a San Petersburgo y fue arrestada meses más tarde junto con Lev Trotsky. Fue liberada bajo fianza, pagada por el escritor Máximo Gorky entre otros. En junio la nombraron delegada rusa en el IX Congreso del partido Social Demócrata finlandés.
Kollontai se convirtió en la primera mujer elegida como miembro del Comité Central del partido. Luego de la revolución de octubre, cuando Lenin y los bolcheviques tomaron el poder, la nombraron comisaria del pueblo de Bienestar Social. Al llegar al ministerio se encontró con una huelga de los empleados mientras delegaciones de minusválidos hambrientos, huérfanos desnutridos sitiaron el edificio. Con lágrimas en los ojos Kollontai mandó arrestar a los huelguistas hasta que entregaran las llaves de la oficina y la caja fuerte. Cuando las regresaron, se descubrió que la ministra anterior, la condesa Panina se había llevado los fondos.
Kollontai fue una figura tan popular como controvertida por defender la simplificación de los procedimientos de matrimonio y divorcio, mejorar la posición de los hijos ilegítimos y organizar campañas que promovían reformas en la vida doméstica. Junto con Inessa Armand y Nadezhda Krupskaia fue miembro fundador del Sector de la Mujer del Partido Comunista. Con esta organización trabajó para mejorar las condiciones de la vida de las mujeres en la Unión Soviética, luchó contra el analfabetismo y a favor de la institución de leyes de trabajo. Su contribución al movimiento para llevar la izquierda hacia un sistema más humanista y menos centralizado fue disputada aunque no silenciada.
En 1918, Kollontai se casó con Pvel Dybenko de quien se separó en 1922 y luego tuvo un largo amorío con un activista bolchevique doce años más joven que ella. Rechazaba el feminismo burgués de la época al insistir en que el socialismo era una condición necesaria para la emancipación de la mujer y la igualdad entre los sexos. En 1933 recibió la Orden de Lenin por su trabajo organizativo con la mujer.
A principio de los años 20 Kollontai fue vicepresidenta del Secretariado Internacional de la Mujer del Internacional Comunista. Desilusionada con la Nuevo Política Económica de Lenin, que permitía la actividad privada en la agricultura, el comercio y la industria menor, Kollontai tuvo un papel preponderante en la oposición de los Trabajadores Libertarios. El grupo dentro del partido exigía una democracia mayor y quería transferir más poder a las organizaciones sindicales, en vez del Estado. Luego de haber sido prohibido en 1921, varios miembros del grupo fueron arrestados y asesinados. Al volverse cada vez más crítica del Partido Comunista fue marginada políticamente, lo que tal vez le salvó la vida.
La liberación sexual de la mujer, uno de los programas de Kollontai fue criticado por mujeres de la clase trabajadora. Su teoría contra el amor posesivo tampoco recibió la aprobación de Lenin. Sus adversarios políticos manipularon sus teorías para acusarla de defender la promiscuidad y descuidar sus obligaciones y la amenazaron con expulsarla del partido. Por fin Lenin forzó su renuncia en 1918 como comisaría debido a su total desacuerdo con las políticas del momento.
Luego de un breve período en 1922 en Ucrania como Comisaria de Propaganda y Agitación, Kollontai continuó como diplomática. Fue nombrada Ministra de Noruega, puesto que ocupó de 1923 a 1926. Desde 1930 fue diplomática en Suecia y en 1943 se convirtió en la primera mujer embajadora del mundo. En este período vivió prácticamente exiliada alejada de la política.
Su Autobiografía de una mujer emancipada sexualmente se publicó primero en Alemania en 1927, y nunca se publicó en Rusia. Entre 1934 y 1939 Stalin liquidó al 70% de los miembros del comité central. Kollontai fue una de las pocas líderes del primer gobierno bolchevique que no murieron en las purgas, aunque Stalin la consideraba una traidora.
Kollontai tuvo un papel prominente en las negociaciones para el armisticio de 1944 que concluyó la guerra entre Rusia y Finlandia (1939-1940). Regresó a la Unión Soviética en 1945. Fue nominada en 1946 para el Premio Nóbel de la Paz. Pasó sus últimos años en Moscú, escribiendo sus memorias y sirviendo como asesora del Ministerio de Relaciones Exteriores ruso. En 1947 Kollontai sometida a una silla de ruedas, sufriendo dificultades de racionamiento y claramente deprimida con la situación política, igualmente hasta el final se mantuvo fiel a la causa Marxista-Leninista. Murió de un infarto cardíaco en Moscú.
“La unión a través del afecto y la camaradería, 
la unión de dos miembros iguales de la sociedad comunista, 
ambos libres, ambos independientes y ambos trabajadores. 
Basta de someter a la mujer en el hogar, 
basta de la falta de igualdad dentro de la familia.” 
A. K.

No hay comentarios.:

LinkWithin