16/8/2014

Un estudio sobre los orígenes del Fascismo Y Nazismo

A lo largo del siglo xix las tres principales familias políticas fueron el liberalismo, el conservadurismo y el socialismo; en las dos últimas décadas emergió una nueva derecha intensamente nacionalista y antisemita que fue capaz de movilizar y ganar la adhesión de diferentes sectores sociales, tanto en Viena como en París y en Berlín. El fascismo se nutrió de ideas y de actitudes distintivas de la derecha radical de fines del siglo xix, en el sentido de que ambos recogieron sentimientos de frustración al tiempo que asumieron la violenta negación de las promesas de progreso basadas en la razón enunciadas por el liberalismo y el socialismo. Pero además, en el marco de la democracia de masas, las ceremonias patrias junto con numerosos grupos –las sociedades corales masculinas, las del tiro al blanco y las de gimnastas– fomentaron y canalizaron mediante sus actos festivos y sus liturgias la conformación de un nuevo culto político, el del nacionalismo, que convocaba a una participación política más vital y comunitaria que la idea “burguesa” de democracia parlamentaria.

Aunque es posible reconocer continuidades entre ideas y sentimientos gestados a fines del siglo xix y los asumidos más tarde por los fascistas, muy seguramente, sin la catástrofe de la Gran Guerra y la miseria social derivada de la crisis económica de 1929, el nazifascismo no se hubiera concretado.
Aunque los movimientos de sesgo fascista tuvieron una destacada expansión en el período de entreguerras, muchos de ellos no pasaron de ser grupos efímeros, como el encabezado por Mosley en Gran Bretaña, los Camisas Negras de Islandia o la Nueva Guardia de Australia. En otros países, si bien lograron cierto grado de arraigo –los casos de Cruz de Flechas en Hungría o Guardia de Hierro en Rumania–, los grupos de poder tradicionales retuvieron su control del gobierno vía dictaduras. El triunfo del fascismo no fue el resultado inevitable de la crisis de posguerra.

El fenómeno fascista solo prosperó donde confluyeron una serie de elementos que le ofrecieron un terreno propicio. En este sentido, Italia y Alemania compartían rasgos significativos: el régimen liberal carecía de bases sólidas, y existía un alto grado de movilización social: no solo la de la clase obrera que adhería al socialismo, también la del campesinado y los sectores medios decididamente antisocialistas. Este escenario fue resultado de un proceso en el que se combinaron diferentes factores. Si bien la trayectoria de cada país fue singular, es factible identificar algunos procesos compartidos. En primer lugar, el ingreso tardío, pero a un ritmo acelerado, a la industrialización dio lugar a contradicciones sociales profundas y difíciles de manejar. Por una parte, porque la aparición de una clase obrera altamente concentrada en grandes unidades industriales y cohesionada en organizaciones sindicales potentes acentuó la intensidad de los conflictos sociales. Por otra, porque la presencia de sectores preindustriales –artesanos, pequeños comerciantes, terratenientes, rentistas– junto al avance de los nuevos actores sociales –obreros y empresarios– configuró una sociedad muy heterogénea atravesada abruptamente por diferentes demandas de difícil resolución en el plano político. En segundo lugar, la irrupción de un electorado masivo, debido a las reformas electorales de 1911 en Italia y de 1919 en Alemania, socavó la gestión de la política por los notables, pero sin que las elites fueran capaces de organizar partidos de masas: esto lo harían los fascistas. Por último, tanto Italia como Alemania, aunque estuvieron en bandos opuestos en la Primera Guerra, vivenciaron los términos de la paz como nación humillada. En Alemania especialmente, el sentimiento de agravio respecto de Versalles estaba ampliamente extendido; no fue un aporte original del nazismo buscar la revancha contra los vencedores de la Gran Guerra.

La experiencia de la guerra alimentó en muchos una adhesión incondicional a la paz; para ellos resultó muy difícil y doloroso reconocer que las obsesiones ideológicas del nazismo solo serían frenadas a través de las armas. Los pacifistas estaban convencidos de que las masacres en los campos de batalla no contribuían a encontrar salidas justas a las tribulaciones de los pueblos. En otros, en cambio, la guerra de trincheras alimentó una mística belicista: en ellos perduró “el deseo abrumador de matar”, según las palabras de Ernst Jünger.
Quienes decidieron vivir peligrosamente, como propuso el fascismo, y en el culto a la violencia, encontraron la vía para manifestar sus más hondos y potentes impulsos; no dejaron las armas, e integraron las formaciones paramilitares que proliferaron en la posguerra: los Freikorps alemanes o los Fasci di combattimento italianos. Muchos gobiernos no fascistas recurrieron a estos grupos para impedir un nuevo Octubre rojo, más temido que realmente factible. La izquierda también se armó para defenderse, pero en ningún caso contó con el apoyo de los organismos de seguridad estatales, que no solo consintieron sino que también colaboraron con los grupos armados de la derecha radical.

Las condiciones que hicieron posible el arraigo del fascismo son solo una parte del problema para explicar el éxito de los fascistas. También es preciso dar cuenta de qué ofrecieron, cómo lo hicieron y quiénes acudieron a su convocatoria.
A través de su oratoria y sus prácticas, el fascismo se definió como antimarxista, antiliberal y antiburgués. En el plano afirmativo se presentó –con sus banderas, cantos y mítines masivos– como una religión laica que prometía la regeneración y la anulación de las diversidades para convertir a la sociedad civil en una comunidad de fieles dispuestos a dar la vida por la nación. Los fascistas italianos y los nazis alemanes, especialmente en la etapa inicial, presentaron programas revolucionarios –en parte anticapitalistas– en los que recogían reclamos y ansiedades de diferentes sectores de la sociedad. Al mismo tiempo, en un contexto signado por la pérdida de sentido y la desorganización social, los partidos brindaron un lugar de encuadramiento seguro, disciplinado, y supieron canalizar la energía social a través de las marchas, las concentraciones de masas y la creación de escuadras de acción. El partido, además, ofreció un jefe. La presencia de un líder carismático a quien se le reconocieron los atributos necesarios para salir de la crisis fue un rasgo clave del fascismo. Tanto Mussolini como Hitler fueron jefes plebeyos con gran talento para suscitar la emoción y ganar la adhesión de distintos sectores ya movilizados.

El fascismo tuvo una base social heterogénea. Recogió especialmente el apoyo de la clase media temerosa del socialismo, de los propietarios rurales, de los grupos más inestables y desarraigados, de la juventud, y particularmente de los excombatientes que constituyeron el núcleo de las primeras formaciones paramilitares; también logró el reconocimiento de sectores de la clase obrera atraídos por sus promesas sociales.

Los fascistas y los nazis llegaron al gobierno en virtud de su capacidad para recoger demandas y agravios variados, y también porque lograron convencer a los grupos de poder de que podían representar sus intereses y satisfacer sus ambiciones mejor que cualquier partido tradicional. Los elencos políticos a cargo del gobierno, en Italia y Alemania, decidieron aliarse con los fascistas y los nazis convencidos de que podrían ponerlos a su servicio para liquidar a la izquierda y preservar el statu quo. Los grandes capitalistas, por su parte, no manifestaron una adhesión ni temprana ni calurosa a los movimientos fascistas. Aunque el tono anticapitalista del fascismo fue selectivo y rápidamente se moderó, el carácter plebeyo de los movimientos generaba reservas entre los grandes propietarios. Hasta el ingreso al gobierno de Hitler, por ejemplo, las contribuciones económicas fueron destinadas en primer lugar a los conservadores, la opción preferida por los capitales más concentrados. Pero estos no pusieron objeciones a la designación de los líderes fascistas como jefes de gobierno. Una vez en el poder, ni Hitler ni Mussolini cuestionaron el capitalismo, pero subordinaron su marcha y fines, especialmente a partir de la guerra, a la realización del “destino glorioso de la nación”. Ellos asumieron ser sus auténticos intérpretes.

Desde el gobierno, ambos líderes, a diferentes ritmos –y con mayor decisión el Führer– avanzaron en revolucionar el Estado y la sociedad mediante las organizaciones paralelas del partido. Estas actuaron como corrosivo de los organismos estatales –Magistratura, Policía, Ejército, autoridades locales– y buscaron remodelar la sociedad, desde las intervenciones sobre la educación, pasando por la organización del uso del tiempo libre, hasta, muy especialmente, el encuadramiento y movilización de las juventudes, para crear el hombre nuevo. Los jefes máximos nunca llegaron a imponer sus directivas de arriba hacia abajo en forma acabadamente ordenada. La presencia de diferentes camarillas en pugna confirió un carácter en gran medida caótico a la marcha del régimen, sin que por eso el Duce o el Führer fueran dictadores débiles.

El terror fue un componente de ambos regímenes, mucho más central en el nazismo, pero fue solo uno de los instrumentos para lograr la subordinación de la sociedad; también se recurrió a la concesión de beneficios y la integración de la población en nuevos organismos. Si bien los fascistas suprimieron los sindicatos independientes y los partidos socialistas, su política apuntó a integrar material y culturalmente a la clase obrera. Al mismo tiempo que subordinaba a los trabajadores políticamente y los disciplinaba socialmente, el fascismo promovió la idea de igualdad y la disolución de las jerarquías: el plato único nacional, la fuerza con alegría, el Volkswagen para todos, el Frente Alemán del Trabajo, el Dopolavoro fueron manifestaciones, bastante eficaces, del afán por crear la comunidad popular. La contribución más importante del nazismo en el plano social fue restablecer el pleno empleo antes de finales de 1935, mediante la ruptura radical con la ortodoxia económica liberal. Los fascistas se pronunciaron a favor de un nuevo tipo de organización económico-social. Como expresión de su vocación revolucionaria y a la vez anticomunista, el fascismo contrapuso, al socialismo internacionalista, un socialismo nacional y autárquico que combinaba la intervención estatal en la economía con la propiedad privada. Por lo general defendió un sistema corporativo que integrara los distintos grupos y clases sociales bajo la dirección del partido, y fuera capaz de acabar con la lucha de clases.

La ubicación del fascismo italiano y el nacionalsocialismo alemán como las expresiones más logradas del fenómeno fascista no implica desconocer importantes contrastes entre ambos: el peso decisivo del antisemitismo genocida en el régimen nazi, que fue más tardío y menos radical en Italia; la más acabada conquista del Estado y la sociedad por parte del nazismo; la mayor autonomía de Hitler respecto de los grupos de poder; la política exterior más orientada hacia el imperialismo tradicional, en el caso de Mussolini, y dirigida hacia la imposición del predominio de la raza aria en el de Hitler.

El fascismo fue centralmente una forma de hacer política y acumular poder para llegar al gobierno, primero, y para “revolucionar” el Estado y la sociedad después. Desde esta perspectiva, el fascismo se presentó simultáneamente como alternativa al impotente liberalismo burgués frente al avance de la izquierda, como decidido competidor y violento contendiente del comunismo y como eficaz restaurador del orden social. En la ejecución de estas tareas se distinguió de los autoritarios tradicionales porque no se limitó a ejercer la violencia desde arriba. Los fascismos se destacaron por su capacidad para movilizar a las masas apelando a mitos nacionales. El partido único y las organizaciones paramilitares fueron instrumentos esenciales para el reclutamiento de efectivos, para la toma y la conservación del poder, y su estilo político se definió por la importancia concedida a la propaganda, la escenografía y los símbolos capaces de suscitar fuertes emociones. Los fascistas organizaron la movilización de las masas, no para contar con súbditos pasivos, sino con soldados fanáticos y convencidos. Su contrarrevolución fue en gran medida revolucionaria, aunque en un sentido diferente del de la revolución burguesa y la revolución socialista.
Congreso del Partido Nazi, Nuremberg, 1934

6/8/2014

Justificaciones del Militarismo

ANTES DEL MILITARISMO

TESTIMONIO DEL PRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN RURAL DEL URUGUAY, DOMINGO ORDOÑANA

“El estanciero vive siempre dudando del día de mañana, de la hora que se suceda,… la espada del comisario, sargento  o cabo de policía que le pide caballos o reses de auxilio para ir a pelear,… yo no sé que caballería especial ni que ministerio desempeñamos los estancieros. A nosotros todos  tienen el derecho de tratarnos como ganado orejano; todos pueden ponernos marcas de propiedad usando libremente de lo nuestro sin decir agua va”.

LOS INVERSORES QUIEREN GARANTÍAS

“La población es evidentemente la suprema necesidad de esta República… pero para traer la inmigración, y lo que no deja de ser menos preciso también, el capital superabundante de los países ricos… dos cosas son precisas: la certidumbre del fiel cumplimiento de los contratos que se establezcan y la perspectiva de una completa seguridad en la vida y propiedad junto con la confianza en la estabilidad de los poderes gubernativos…”
                           
  Textos extraídos  de Barran y Nahum “Historia Rural del Uruguay” Tomo 1, Pág.122 y 234

DESPUÉS DEL MILITARISMO

“Va siendo habitable la campaña, lo que significa decir que se van resolviendo para ella los problemas de seguridad en la vida y en la sociedad. Es grande la confianza que va inspirándonos  la Administración del Coronel Latorre, porque encontramos en ella condiciones de aptitud con arreglo a las necesidades y soluciones modernas…, redondeando mi pensamiento, diré a usted que la campaña,…, necesita saber si el sosiego de que hoy disfruta con justicia que se sigue haciendo contra los malhechores podrá disfrutarlo mañana (…)
Repetimos, la campaña es habitable, y es habitable porque han desaparecido aquellas falanges de ladrones organizados, aquellas turbas de encubridores de cueros robados y aquellas cuadrillas de compadritos que hacían difícil el trabajo metodizado. Las familias vuelven a establecerse en los campos antes despoblados…”

                                                                                                    Domingo Ordoñana 1877 

Factores de inestabilidad en el Uruguay del siglo XIX

Características del Uruguay desde la independencia hasta 1870

La mirada del otro

1-      Lee con atención el siguiente texto y responde:

“El ganado constituye la única y verdadera riqueza del país (…) es la prodigiosa abundancia de ganado, que atrae el comercio de todas las naciones y suministra por sí sola todos los medios de intercambio. Este género de exportación exige menos trabajo y cuidados, lo cual hace que los naturales lo prefieran a cualquier otro. Cabe señalar también que constituye por sí sola, toda la industria de los habitantes (…)
No es raro ver propietarios de muchos millares de vacunos, sin contar los caballos y los lanares, y no temo de ser tachado de exagerado, al advertir que los hay que poseen 30,40 y aún 50.000 cabezas. Esto será apenas creíble en Europa”.
                                                                           
Informe del cónsul francés Baradère en 1834
a)      ¿A qué  tema (s) hace referencia el informe del Cónsul francés de 1834?
b)      ¿Qué aspectos de este texto consideras positivos y cuáles negativo para la economía de un país?

2-      Lee con atención el siguiente fragmento (tomado de un informe del cónsul francés en Montevideo en 1865):

Montevideo, 15 de noviembre de 1865, Sr. Ministro:
      Hace tiempo que se quejan (en este país) de que es más fácil comunicarse  con Londres o París que con ciertos departamentos de la República. Una decisión del  26 de octubre de D. Alejandro Gutiérrez, Director General de  Correos, anuncia que, a partir de 1º de noviembre, el número de los correos mensuales entre la capital y los departamentos serán elevados de 72 a 203. Es un esfuerzo laudable, pero es de temer que sea paralizado en gran parte por el deplorable estado de la campaña… la arbitrariedad administrativa, las venganzas de partidos, el robo, el asesinato, … afligen más o menos los diversos puntos del territorio. Frecuentemente recibo, como también mis colegas, reclamaciones que comprueban que las decisiones del Tribunal Supremo de Justicia son eludidas y hasta desafiadas audazmente por jefes políticos o alcaldes cómplices de las depredaciones ejercidas principalmente sobre el ganado; y el Gobierno…se ve reducido a las excusas más tristes, la confesión de su impotencia para ponerle remedio (…)
                                                                
Tomado de “Revista Histórica” Tomo XXV, Pág. 433
        
-Realiza una lista enumerando los factores de debilidad e inestabilidad que vive el país según el Texto.

3- ¿Por qué a los europeos esta realidad les llama la atención? ¿Qué diferencias significativas encuentras entre el Uruguay de mediados del siglo XIX y Europa?


Realidad económica del país en los inicios de su vida independiente
Exportaciones para 1830

Realidad política en los inicios de la vida independiente

La clase dirigente de algunos países latinoamericanos, ante el temor a una rebelión de las castas y ante la inexistencia de las bases de educación y desarrollo social indispensables para la práctica del gobierno civil y democrático, prefirieron ponerse bajo la protección de los caudillos...
El orden basado en el respeto a la ley fue sustituido por la disciplina militar y el acatamiento a la voluntad de los caudillos. A ésta época correspondió esa especie de democracia inorgánica en la cual la valentía y la iniciativa militar contaron mucho para el ascenso.
El predominio del caudillismo  como modelo político no ha de explicarse solamente por el poder que concentraron algunos hombres; este es meramente el resultado de un pacto no escrito… El caudillo debía demostrar su coraje y la más amplia  y continua solidaridad para con sus seguidores. Tenía que abandonar toda actitud de falsa superioridad y pedantería, convivir con ellos, hablarles en su lenguaje y de las cosas que les interesaban. Dadas las características del medio, se aceptaba con complacencia su presencia en fiestas y velorios, se le toleraban sus relaciones extramatrimoniales y sus múltiples hijos naturales”.
                 Beyhaut, “América Latina desde la independencia a la Segunda guerra mundial


4-     Según el texto ¿Qué es un caudillo? ¿Por qué surgen?
5-   ¿De qué modo se explica el vínculo del caudillo con sus seguidores, especialmente con los sectores populares?

25/7/2014

Algunas interpretaciones sobre José Batlle y Ordóñez

I- La mirada apologética

-Roberto Guidice y Efraín González Conzi “Batlle y el batllismo” Ed. Medina, 2ª Edición. Montevideo, 1959, págs.402-403

“El batllismo, después de señalar la existencia de una graduación infinita de posiciones económicas entre la burguesía y el proletariado, apoya su acción más en el sentido de moral de los hombres que en su posición económica. Y no hace _ni podría hacer_ un llamado excluyente a determinada clase social: convoca a los hombres  que amen  la libertad y la justicia _hállense dónde se hallen_ para establecer un régimen de justa distribución social.
Así integrado, el batllismo utiliza la democracia como medio de acción. ‘Los procedimientos revolucionarios están buenos para los gobiernos absolutos que niegan toda libertad. En las repúblicas, el obrero tiene el voto que es la fuerza que fácilmente puede realizar sin una gota de sangre y sin una lágrima, las más justas aspiraciones del proletariado…’
El batllismo es, pues, una tendencia netamente reformista: una primera reforma prepara la segunda, y ésta a su vez  una tercera, y cada una apoyándose en la anterior y derivando de ella; no brusco o repentino cambio, sino gradual transición. De esta manera, todo se alcanza sin perturbar el equilibrio social, paulatinamente, es un movimiento progresivo rítmico. Las conquistas se irán sucediendo, una tras otra, hasta la última. Sin violencia ni sacudidas. Armoniosamente.  
El batllismo persigue como solución final el desplazamiento hacia la sociedad de los medios de riqueza. Este desplazamiento de manos de particulares a manos de la colectividad, se hará gradualmente. Se hará respetando la libertad del trabajo y el derecho de propiedad privada producto del trabajo…
Y así el batllismo alanzará la finalidad última. Habrá establecido entonces totalmente la libertad del trabajo, que no existe hoy en los servicios que no pueden presentarse sin autorizaciones especiales (aguas, electricidad, ferrocarriles, tranvías, telégrafos, teléfonos); y que no existe tampoco en los otros servicios cuando han sido monopolizados por particulares. Y que no existe desde muchos puntos de vista para el asalariado, cuando impera el régimen patronal. Y habrá respetado la propiedad privada producto del derecho y la justicia.
Cuando todas las industrial y demás agentes de producción hayan sido monopolizadas por el Estado, habrá el momento de atribuir científicamente a cada uno lo que le corresponde. Las dificultades de hallar la fórmula absolutamente justa son enormes. El batllismo, estudiando la realidad de ese momento histórico, establecerá la fórmula de acurdo con la nueva realidad.”

II- La mirada marxista

-Julio Luis “Batlle y Ordóñez: Apogeo y muerte de la democracia burguesa”. Natura Libros, Montevideo, 1969, págs. 183-186 y 189-190.

“Carácter radical, progresista y zigzagueante del batllismo.
El batllismo mantiene el carácter burgués del Estado ampliando su estructura democrático-burguesa y la apropiación privada de los medios de producción y de cambio… El punto principal del batllismo ideológicamente consiste en valorar la democracia y la ley, como factores supremos, estables y condicionantes de los demás…   
La burguesía industrial inteligentemente dirigida por Batlle y Ordoñez propagandea, posibilitada por la situación económica, la democracia, consistente de que es la forma más sutil de enfrentar la política revolucionaria del proletariado. Un proletariado, por otra parte, sumamente débil social, política e ideológicamente.
Favorecida por estas circunstancias, la burguesía permite que dentro del batllismo se hable de conquistar una auténtica libertad y justicia a través de la colectivización, se manifiestan propósitos antiimperialista y hasta socializantes…
Tan liberal es que por boca de ese batllista [Domingo Arena], se denuncia duramente a la sociedad capitalista ‘esta sociedad capitalista, para poder seguir marchando como marcha, para poder seguir utilizando como utiliza al pobre rebaño humano , necesita forzadamente mantenerlo es un estado de abyección, de embrutecimiento, de abandono en que vive hoy’. 
Pero en el fondo, la burguesía industrial se siente expresada y segura por el batllismo, a pesar de los pujos radicales de la pequeña burguesía, expresado sobre todo a través de Arena. Y eso en la medida que el batllismo descarga todos sus dados contra la lucha de clases, verdadero motor de donde el proletariado extrae en la práctica su ideología revolucionaria, socialista y comunista. Ataca, primero sutilmente, la lucha de clases, propagandeando la conciliación; y siempre, muchas veces ya no sutilmente, blandiendo el garrote o la pluma contra las ideas revolucionarias.
De esta forma, hábilmente, el batllismo actúa como antídoto contra la revolución proletaria…
Su progresismo de los años de apogeo económico poco a poco se va apagando, a medida que la burguesía industrial retrocede y, junto a él, en primera fila, retrocede el partido en su conjunto… 
Batlle y Ordoñez es imagen y reflejo de una época, de un país: de un Uruguay   que quiso y no pudo ser.”

III- Una mirada de  carácter económico

-Henry Finch “Historia económica del Uruguay contemporáneo”. E.B.O. Montevideo, 1980, pág. 16-21.

“En la historiografía uruguaya ha existido una tendencia a considerar las dos presidencias de José Batlle y Ordoñez (1903-1907 y 1911-1915) y la sostenida influencia que ejerció hasta su muerte en 1929, como un cambio radical en la vida del país. En realidad, no pueden existir dudas acerca de la importancia de esos años decisivos para la posterior evolución del Uruguay. El último conflicto armado entre blancos y colorados terminó en 1904, a partir de entonces, se consolidaron las formas democráticas de gobierno y los partidos políticos adquirieron definitivamente carácter civil… El valor de las exportaciones se duplicó entre 1900 y el estallido de la primera guerra mundial a raíz de la iniciación del comercio de carnes congeladas. La actividad industrial aumentó y se realizaron importantes mejoras en la infraestructura, tanto a nivel urbano como nacional. La sola enumeración de estos cambios llevaría a pensar que… sería más acertado decir que Batlle fue la creación de su tiempo que sostener… que fue el creador de los mismos.
En realidad, los logros de Batlle pueden ser considerados como respuestas a dos procesos que eran ya evidentes a fines de siglo pasado: la inestabilidad social del sector ganadero y el rápido crecimiento de la economía urbana.  El fenómeno batllista significó  una transacción _de carácter liberal, humanitario, muy de clase media_ entre las tensiones sociales y políticas  resultantes de estos procesos encontrados… la intención subyacente del batllismo era de esencia conservadora; se trataba de extender las funciones del Estado a los efectos de asegurar el equilibrio de fuerzas entre las distintas clases sociales y realzar el papel del sistema político (…)
La conducta financiera del gobierno de Batlle fue _a pesar de los costos de la guerra_ inobjetable. Más importante aún fue la concluyente demostración de que el poder de una autoridad central resultaba_ largo plazo _ una garantía mucho más efectiva de la paz y de la estabilidad interna que cualquier acuerdo interpartidario…La época de los acuerdos, de las tradicionales formas de coparticipación a través de las cuales los partidos habían mantenido una paz inestable desde 1872, había llegado a su fin.
Los propietarios rurales tuvieron claro, a partir de 1904, que el Partido Colorado no planeaba atacar el principio de la propiedad privada de la tierra ni rescatar tierras fiscales que los propietarios habían ocupado… Un pacto implícito se estableció entonces entre ambos sectores. Sin embargo, la paradoja de la vulnerabilidad política de clase alta rural _ el hecho de que un grupo económicamente dominante no pudiese controlar el sistema político _ fue reconocida en 1916 cuando los propietarios rurales se unieron para formar la Federación Rural como un grupo de presión que actuase en el seno de ambos partidos tradicionales en defensa de los intereses del campo.
A pesar de todas las ideas peligrosas que se proclamaban en Montevideo, los intereses rurales tenían poco que temer. La política agropecuaria de Batlle fue, en realidad, neutral…_elevación de los impuestos sobre la tierra, impuesto a la herencia y al ausentismo, salario mínimo para el medio rural, planes de colonización, crédito a los pequeños productores_ fueron fácilmente evadidas o tuvieron escaso resultado. A largo plazo, el fracaso del batllismo en reformar la estructura agraria iba a tener serian consecuencias para el futuro desarrollo del Uruguay…
La política económica de Batlle no logró ningún cambio importante en la estructura económica del país. Se concedieron beneficios impositivos a las nuevas empresas industriales que se sumaron a la protección arancelaria ya existente. Pero al falta de una política fiscal progresista, el mercado se mantuvo sin desarrollarse y tuvo que ser el socialista Emilio Frugoni quien señalase el carácter regresivo  del proteccionismo aplicado a los artículos de primera necesidad.
El crecimiento del sector público _otro rasgo del batllismo_ lejos de perjudicarlo, favoreció indudablemente al capital nacional. El monopolio por parte del Estado en algunos tipos de seguros se realizó a expensas de empresas extranjeras, no de las uruguayas.
Por otra parte, la hostilidad de Batlle hacia el capital extranjero, si bien era sincera, distaba mucho de ser una actitud  de enfrentamiento a la intromisión imperial…
Las organizaciones obreras se fortalecieron a partir de 1895 y el descontento laboral se intensificó durante la década de rápido crecimiento que precedió a la Primera Guerra Mundial provocando alarma entre los sectores empresarios más poderosos. Los partidos políticos tradicionales… se sintieron igualmente  amenazados por la militancia de los obreros. La respuesta de Batlle fue elevar al Estado _ y con al sistema político_... Posteriores actos legislativos fueron anticipando los reclamos laborales y, de esa manera, los viejos partidos políticos se fortalecieron a expensas del movimiento sindical… Mientras los clubes políticos cumplían el papel de agentes para la integración de los inmigrantes montevideanos… la legislación era el precio que debían pagar los pequeños industriales en ascenso por la estabilidad política y social. 
La ideología batllista fue, fundamentalmente una ideología de clase media. Aunque ningún sector social fue excluido de la alianza batllista, los mejores representados fueron el de la pequeña industria y el de los empleados públicos y privados…”

IV- Una mirada de reformador

-José Pedro Barrán y Benjamín Nahum “Batlle, los estancieros y el imperio británico”. E.B.O. Montevideo, 1981, Tomo II, págs. 7-8 y 39-45.

Batlle se vio a sí mismo como un hombre del progreso, los obreros los consideraron un ‘amigo’, el patrón industrial y británico lo creyó un ‘socialista’, los socialistas, un burgués de buena voluntad, los blancos, un autócrata demagogo y el historiador, un reformador. Cada una de estas miradas es falsa y verdadera al mismo tiempo por parcial, y son todas juntas la que dan idea cabal del personaje, el movimiento que protagonizó y su época. 
Caracterización
Fue ese lenco político del novecientos, el protagonista de los que de ahora en adelante denominaremos ‘reformismo’, es decir, la tendencia a promover el cambio más o menos radical de los modelos económicos, sociales y mentales dominantes, sin recurrir a la violencia.
Preferimos usar el término ‘reformismo’ en lugar del habitual ‘batllismo’ por varias razones.
En primer lugar, en todo el período a estudio (1903-1916)… el batllismo no era aún un partido organizado, con autoridades, lema y programa; tampoco, a no  ser en los años finales (1914-1916), un movimiento de masas.
En segundo lugar, los que vivieron y escribieron en 1905 a 1910, utilizaron en general el término ‘reformista’ para designar a la corriente que luego se denominará ‘batllista’. En los documentos analizados, mensajes presidenciales, ministeriales, discursos parlamentarios y editoriales periodísticos, los seguidores de Batlle se llamaron a sí mismos ‘reformistas’ o ‘reformadores’, pretendiendo expresar con ello la esencia misma de su nueva fe; el uso del aparato estatal para la promoción de una economía que nos tornará ‘independientes’, de una sociedad que fuera ‘justa’, de una cultura científica que nos liberara de la ‘esclavitud’ de la ignorancia, todo ello dentro del respeto por el ‘estado de derecho’ y sus reglas de juego, lo que impedía el recurso de la violencia revolucionaria y a la vez identificaban al reformismo con la defensa de los derechos individuales…
En tercer lugar, el uso del término ‘reformismo’ nos permite ubicar al batllismo como una de las muchas corrientes políticas europeas y americanas que buscaron en las primeras décadas del siglo XX eliminar  las aristas más crudas del ‘capitalismo salvaje’ y resucitar el viejo anhelo de 1789 por una sociedad ideal, sin recurrir, empero, a los mismo métodos (…)
Reforma, no revolución
El Estado reformista no pretendía destruir el sistema sino excesos… el reformismo quiso poner distancia entre él y las ideologías revolucionarias del novecientos. Mucho fue dicho con tal de separarse de ellas. Esto se debió a  dos factores cuyos respectivos pesos es difícil medir con exactitud: la propia convicción de ser ‘obreristas’ y no ‘socialistas’, y la necesidad de tranquilizar a las clases conservadoras (…)
La lucha de clases era un hecho que podía ser modificado sin modificar el supuesto de la propiedad privada de los medios de producción…
En todas las clases sociales había hombres de buena voluntad y mala voluntad. El individuo no tenía determinada su conciencia por su posición social, sino que su conciencia seguía el camino del bien colectivo cuando era despertada. Este razonamiento evitaba que se tuviera que recurrir siempre a la coerción para modificar el orden establecido: bastaba a veces difundir, con argumentos razonables, la necesidad del cambio y hasta los beneficios del modelo, terminarían aceptando las reformas.
El reformismo se vio a sí mismo como un ‘socialismo de estado’, tan respetuoso de la propiedad privada, como consciente de las limitaciones de ese derecho, tan dispuesto al cambio como a promoverlo sólo por medio de la ‘evolución’ pacífica”.

(Selección realizada de: Cuadernos de ciencias políticas. Historia del Uruguay Contemporáneo.  Material para debate, FCU. Selección de textos, cuadernos y documentos Gerardo Caetano y Milita Alfaro)

23/7/2014

Inmigración en Uruguay a comienzos del siglo XX

La apariencia es todo en América

Entre 1865 y 1868, el número de inmigrantes que llegó a Montevideo atraído por la activación comercial,.., fue muy grande. Si en 1860 los extranjeros, según el censo, eran el 48% de la población de Montevideo, en 1868 ya eran el 60%. El Estado estableció en 1865 una comisión oficial con el objetivo de facilitar el alojamiento y encontrar trabajo para los que bajaban de los barcos. "Hoy a limpiar un negocio, mañana a lavar los vasos de un almacén, más tarde a guiar el carrito de un distribuidor o a batir el mortero en una farmacia; (...) sin nunca perder de vista una meta mayor, trabajar, economizar, mejorar siempre, cuidando sobre todo la buena presencia, desde que la apariencia es todo en América".

P. de Giovanni, citado por Juan Antonio Odonne, "La emigración europea en el Río de la Plata", pág. 110


Montevideo cosmopolita


"La capital siempre había congregado una compleja y abigarrada gama de seres y condiciones: comerciantes minoristas, artesanos, gentes de oficios diversos, jornaleros, sirvientes... A mediados de siglo, el dinamismo de la ciudad-puerto atrajo hacia ella un numeroso contingente de inmigrantes. Vascos, gallegos o franceses, primero; más tarde otros españoles y fundamentalmente italianos, llegados tras las derrotas iniciales de Garibaldi en la península.A impulsos de la iniciativa privada, esta inmigración obedeció a los intereses de los empresarios más que a los del país. Así, lejos de ofrecer brazos a la agricultura, se concentró en la ciudad, que carecía de una oferta de trabajo industrial para absorberla. De la miseria europea pasaron a la pobreza en la nueva tierra. Su suerte fue variada pero siempre dura: la estiba, la construcción, el ejército, las canteras, o changas de cualquier especie."

Datos de Manual Santillana para 3er. Año C.B. 
Imágenes extraídas de: http://www.taringa.net/posts/imagenes/3113757/Montevideo-que-lindo-te-veo-2.html)

Ejercicio análisis de obra de Barradas "Los Inmigrantes" de 1912

1- Determina que tres grandes zonas de distinto colores identificas en el cuadro.
2- Describe la actitud que tienen las personas en cada una de esas zonas.
3- El artista utiliza formas enteras y omite los detalles ¿por qué crees que hace eso?
4- ¿Qué sentimientos te inspira ésta obra?
5- ¿En qué momentos se produjeron las principales oleadas migratorias hacia nuestro país?
6- Busca información sobre éste pintor y averigua si el tema de la inmigración tuvo importancia en su vida.
Safe Creative #1102058428795

La Belle epóque y otros aspectos del 900

La nueva sensibilidad a inicios del siglo XX conoció a las clases altas con la necesidad de mostrarse y el gusto por la "high life", tan distinta a la vida de los inmigrantes recién llegados o del pobrerío resultante del campo. El mismo nombre, "belle epóque", evoca los anchos bulevares del París con el que soñaban las clases altas montevideanas. Las lanas y las carnes de sus estancias, las cuentas de sus negocios, se transmutaban, por obra y gracia de la bonanza de aquellos años, en jarrones de porcelana, estatuas y pianos. Así lucían las mansiones del Prado, las quintas de Colón y las primeras casas de verano en los arenales de Carrasco.
Paseo en Plaza Zabala.
Paseo en Hipódromo de Maroñas.  
Señoras bordando para la caridad en el Club Católico
Otro espejo _u otra cara del mismo, tal vez_ mostraba la dura vida de los inmigrantes. Llegados "con lo puesto", su destino era la mísera pieza del conventillo en los barrios del "otro" Montevideo. En aquellos patios de arrabal se empezó a bailar el tango entre compadritos, todavía con facón al cinto. Pero también se labró la alianza del trabajo y el ahorro; la del almacenero que empezó a fiar, con el obrero que llegaba a compartir el ensopado con su familia. Las historias del bajo; la de los pobres.
Y todavía más lejos, tan lejos de Montevideo como de París, el peón de campo, tropero, esquilador, hombre "pa' cualquier changa", atado a sus amores de siempre: la china, la guitarra y la caña. Todavía rancho y pulpería en buena parte del país.
Lavanderas en el Miguelete
Vendedor Ambulante
Provisiones del campo a la ciudad
Imágenes pertenecen al archivo del Centro Municipal de Fotografía: www.montevideo.gub.uy/fotografia

7/7/2014

La expansión hacia el Oeste de Norteamérica





Referencias:
1) Territorio de las Trece colonias inglesas.
2) Territorios anexionados en 1773
3) Territorios adquiridos comprado a Francia en 1803 y a España (la Florida) en 1812
4) Colonización del Nordeste
5) Territorios conquistados a México en 1849;
6) Rectificación de fronteras en 1853.

Nacidos en la lucha por la independencia de las colonias inglesas del litoral atlántico de América del Norte, su territorio original se reducía a 13 colonias, o sea, una franja costera entre los Apalaches y el océano (referencia 1). Pero por el tratado de paz de Versalles se hicieron ceder las tierras de Luisiana oriental, que en 1773 Inglaterra había arrebatado a Francia (referencia 2). Más tarde, compraron la Luisiana occidental a Napoleón I, con lo que el territorio de la Unión confinó con el Imperio español. 
La colonización interior realizó grandes progresos con la llegada de inmigrantes europeos (referencia 3), correspondiente a la ocupación de la llanura oriental y occidental del Mississippi. La zona 4 indica el límite que alcanzó la colonización del Nordeste. La anexión de Florida en 1812 fue el primer avance registrado por los Estados Unidos en terreno colonizado por España; luego, la guerra con México dio a la Unión de Estados (referencia 5) los territorios de Tejas, Arizona, Nuevo México y California, hasta los ríos Colorado y Grande. 
La última rectificación de fronteras correspondió a la incorporación del territorio de Tukson en 1853 (referencia 6). Las cifras y los límites finos indican fecha de constitución y fronteras de los Estados actuales de la Unión de los Estados Norteamericanos.

Mapa y datos cronológicos extraídos de: salonhogar.net/.../Formacion_territorial.htm
"Historia. El mundo contemporáneo" Atlas Histórico. Alonso, Vázquez, Giavón. AIQUE Polimodal.

Claves para comprender la conquista de América del Norte y el rol de las 13 colonias inglesas

Síntesis de la Colonización Europea en el continente Americano

1-España: Sur de Norteamérica y la mayor parte de América Central y Sudamérica. Las actividades económicas centrales serán las plantaciones, explotación de minerales, la trata de esclavos, y se dará un estricto control del comercio (Monopolio español). Grupos misioneros tendrán una gran influencia religiosa.
2-Suecia: Explorará la desembocadura del Delaware (New Sweden).
3-Holanda: Explorará la Isla de Manhattan (New Amsterdam, actualmente New York) y crearon centro de comercio de pieles con nativo americanos; se aliaron con los iroqueses. En 1655 se apoderaron de New Sweden y fueron rivales de los franceses. Los ingleses los derrotaron en 1664 tomando sus posesiones.
4-Francia: Se asentará en Canadá y la Luisiana (valle del Mississippi). La actividad por excelencia será la caza y comercio de pieles. Procuran mantener buenas relaciones con los nativos americanos, particularmente con los algonquinos y hurones como forma de garantizar esta actividad económica. Construyeron fuertes militares a lo largo del rió Mississippi y formaron New Orleans.
5-Gran Bretaña: Virginia: Roanoke (1587), la colonia perdida (117 personas). Jamestown (1607): Pocahontas, John Smith, En 1619, un barco holandés trajo el primer cargamento de 20 esclavos africanos. Massachusetts: Mayflower (1620): Los peregrinos llegan a Cape Cod y crean Plymouth (Primer Día de Acción de Gracias). En 1630 se da la gran migración: 17 barcos con más de mil puritanos llegan a Massachusetts Bay (Boston). Durante los próximos diez años, 20,0000 puritanos más llegan a esta región, convirtiéndose en el asentamiento más importante y más poblado.


Las 13 Colonias Inglesas en Norteamérica


Colonias de New England o Colonias del Norte: Massachusetts, Connecticut, Rhode Island, y New Hampshire.
Zona de bosques, suelo rocoso y poco fértil, clima frío y muy buenos puertos, abundante pesca y caza. Será importante la construcción de barcos, especialmente para la caza de ballenas, y el comercio con Europa, África, Caribe, y resto de las 13 colonias (Comercio Triangular). Se identifica a esta zona con los típicos "Yankees": Individuos rudos y astutos a las aventuras y acostumbrados al trabajo duro. También se da un estilo de vida puritano: religiosidad, intransigencia, austeridad, superstición (Ej. el acontecimiento de Salem), importancia de la educación (Escuelas publicas costeadas con impuestos, Harvard -1636 y Yale -1701), la mujer prácticamente carece de derechos. Se forma  Townshipsrán  o pequeñas villas: tierras de pastoreo y labranza común y la Casa de las Reuniones (religiosas y civiles), viviendas de madera alineadas a lo largo del pueblo. Boston surge como ciudad clave en la región.
 
Colonias del Centro:
New York, New Jersey, Pennsylvania, y Delaware.
En ésta zona predomina una mayor tolerancia y diversidad religiosa: The Holy Experiment. Cuaqueros (Quakers) en Penn. Casas grandes con grandes jardines.
Tierra fértil en los valles del Hudson y Delaware; veranos mas largos y calidos. The Breadbasket Colony (trigo y otros cereales). Cría de ganado. Grandes yacimientos de hierro: desarrollo de la manufactura de herramientas, talleres y fabricación de armas de fuego, y más tarde será, centros industriales. Escuelas privadas. New York y Filadelfia surgen como ciudades claves en la región.

Colonias del Sur: Virginia, Maryland, las Carolinas (del Norte y del Sur), y Georgia.
Terrenos bajos, fértiles, son frecuentes las  inundaciones; clima cálido,  cultivos de arroz, tabaco, y algodón. Muchos de los primeros colonos eran siervos escriturados (blancos y africanos) que trabajaban en plantaciones. Sistema de plantaciones se caracterizará por la utilización de mano de obra esclava traída por la fuerza desde África (The Middle Passage: 100,000 esclavos anuales). Encontramos grandes mansiones señoriales rodeadas por grandes extensiones de tierra, viven en la suntuosidad y el lujo. Código de esclavos. Influencia del sistema creado por España en sus colonias. Hay diversidad religiosa, aunque predomina el Catolicismo, por ejemplo Maryland. Será muy importante el comercio con Gran Bretaña: exportar sus materias primas e importar productos manufacturados. La educación está reservada a tutores individuales para hijos de señores.
Tierra Adentro (Backcountry): Cabañas aisladas, en las montañas, vida austera, caza y comercio de pieles.

Material elaborado por la docente gracias al aporte de:
http://home.comcast.net/~DiazStudents/ahistoryspanish_units.htm

2/7/2014

Ficha 3 para 3ro. Ciclo Básico


Imperialismo: la expansión europea (1870-1914)

1- Busca mapas sobre el Imperialismo Europeosiglo XIXy responde:

a) ¿Dónde se encuentran las principales posesiones de los ingleses, franceses y alemanes?
b) ¿Qué continentes son los que se encuentran en mayor situación de dominio colonial? ¿Por qué?

2- Lee el siguiente texto y responde:
“A partir de los años 70 del siglo diecinueve, el capitalismo experimentó cambios trascendentes… ya hemos señalado la importancia de las innovaciones tecnológicas que definen a la segunda revolución industrial y el incremento aceleradamente de los medios de producción.
Las nuevas técnicas requieren empresas de gran envergadura, transformando en anacrónicas las pequeñas empresas de carácter familiar, que caracterizaron en un primer momento al capitalismo… la importancia creciente del capitalismo financiero, opera en forma sistemática, impulsando la concentración industrial, la formación de trusts, cartelles… que se orientan hacia el dominio monopólico de los mercados a través de un proceso de expansión externa.
La expansión externa de los países adelantados (Industrializados) que se proyectan sobre los países atrasados tiene tres motivos fundamentales: 1)necesitan fuentes de materias primas que pueden ser lucrativamente vendidas en los mercados mundiales, 2) salidas para sus inversiones de capital y 3) mercados para sus productos manufacturados.
Este proceso… convertía a los países atrasados en apéndices económicos de los países avanzados, favoreciendo el crecimiento de un tipo de actividades económicas que complementaba las economías desarrolladas e impedía el desarrollo de actividades que podían competir con ellas. El desarrollo, desde el punto de vista de los países atrasados, no podía ser otro que un desarrollo desequilibrado…
Una de las manifestaciones más significativas de este proceso es la formidable expansión imperialista que se da en este período: penetración en extremo Oriente, reparto de África que culmina con el Tratado de Berlín ( 26 de febrero de 1885), en el que las potencias superan sus rivalidades y ajustan normas de dominación de este continente; guerra hispano-norteamericana en torno a Cuba, que significará la dominación de la isla y la anexión de puerto Rico y Filipinas por parte de los Estados Unidos de Norteamérica.”


”Historia Contemporánea” Germán D’Elía Pág. 89-90.

a) Germán D'Elía nos plantea en este texto una relación causal entre Revolución Industrial-Capitalismo-Imperialismo  ¿Puedes explicar con tus palabras dicha relación?
b) Según el texto ¿qué buscan los países industrializados a la hora de expandirse?
c) Señala en el texto cuáles son los acontecimientos más significativos de la expansión Imperialista.
d) Explica la siguiente expresión: "convertía a los países atrasados en apéndices económicos de los países avanzados".
e) Según D'Elía,  ¿qué consecuencias provocó el Imperialismo?

3- Lee con atención los siguientes textos y responde:

Discurso del político Jules Ferry (Francia) en un debate parlamentario del 28 de enero de 1885 sobre la conquista de Indochina:
“Para los países ricos las colonias son un lugar muy ventajoso para la colocación de capital… para los países viejos y ricos la colonización es uno de los mejores negocios a que se puede consagrar… pero señores, hay otro aspecto más importante que predomina sobre el que acabo de mencionar. El problema colonial es,…, el problema de los mercados. Desde éste punto de vista, lo repito, la fundación de una colonia constituye la creación de un mercado”.

Discurso de Guillermo II de Alemania pronunciado ante las tropas que partían hacia China el 27 de julio de 1900:

“¡A no dar cuartel! ¡A tomar prisioneros! Llevad la guerra de tal modo que dentro de mil años ningún chino se atreva a mirar a los ojos a un alemán…
Cuando estés entre los chinos, recuerda que eres la vanguardia del cristianismo y atraviesa con tu bayoneta a todo odiado infiel al que veas. Hazle comprender lo que significa nuestra civilización occidental. Y si por casualidad consignas un poco de tierra, no permitas que los franceses o los rusos te lo arrebaten”.

Texto de Nehru, abogado y político hindú. Autor del libro “La invención de la India”:

“Los clubes ingleses de la India tienen generalmente nombres territoriales: el Bengal Club, el Allahabad Club, etc. Están limitados a los británicos, o más bien, a los europeos… pero ésta denominación se deriva de la vieja costumbre británica de estimar que son ellos, los británicos, la verdadera India. Los demás, son mera excrecencias útiles a su modo… la exclusión de los no europeos es un asunto racial… éste exclusivismo social se basa claramente en el sentido racial y en una clase dominante que exhibe en todo momento su superioridad… En Bombay hay un Club muy conocido que no admitía (y que yo sepa no admite aún) a ningún indio, salvo como sirviente… aunque se trate de un príncipe gobernante o de un gran industrial”. 


Discurso de  Patricio Lumumba, del 30 de junio de 1960:
“Hemos conocido el trabajo agotador, exigido a cambio de salarios que no nos permitían siquiera saciar nuestra hambre, ni vestirnos, ni alojarnos decentemente, ni educar a nuestros hijos.
¿Quién podría olvidar que a un negro se le trataba de tú no como a un amigo, sino porque el usted honorable se reservaba para los blancos?
Hemos soportado que la ley no fuese jamás la misma para un negro que para un blanco, cruel e inhumana para los unos, acomodaticia para otros.
Hemos conocido los atroces sufrimientos de los relegados por opiniones políticas o creencias religiosas; exiliados en nuestra propia patria, nuestra suerte era verdadera peor que la muerte misma.
Hemos soportado que en las ciudades hubiesen casas magníficas para los blancos y míseras cabañas para los negros.”

a) ¿Por qué el político Jules Ferry dice que “fundar una colonia es crear un mercado”?
b) ¿Cuáles son los objetivos del Emperador Guillermo II de Alemania en China? Cómo definirías el discurso de  este emperador.
c) ¿Cuál es la situación de la India, según Nehru?
d)  Busca información sobre Patricio Lumumba, de dónde era y que relación tiene con el Imperialismo ¿Qué expresión del discurso señalarías como más importante?
e) ¿Qué textos justifican el imperialismo y cuáles lo critican?

4- El siguiente texto hace referencia a la relación entre  Arte e Imperialismo, lee con atención y responde:
“La presencia colonial en la India fue devastadora. Numerosas piezas y valiosas obras de arte fueron objetos de rapiña por parte de los oficiales y soldados británicos. En gran medida, esta riqueza se diluyó en el mercado de antigüedades y objetos de arte para beneficio particular de quienes viven de este comercio internacional. Igualmente, muchas de las riquezas artísticas de la India fueron trasladadas a Gran Bretaña por decisión de la administración colonial, y hoy forman parte de los grandes museos de las ciudades británicas, especialmente Londres. Las justas reclamaciones hindúes, iniciadas al poco tiempo de lograr la independencia, han chocado contra un muro de burocrático, sin obtener respuestas positivas.”


“Grandes Civilizaciones de la Historia: India” AA.VV. Ed. Sol90, Barcelona 2008.

a) Según el texto,  ¿cuál fue el destino de muchas obras de arte hindúes bajo el dominio británico? ¿Por qué crees que sucedió eso?
b) ¿Cómo afecta, lo antes mencionado, a la cultura de Gran Bretaña? Y ¿a la cultura Hindú?


5- Observa la siguiente imagen y responde: 
a) ¿Qué opinión tendría el caricaturista sobre el imperialismo?
b) Esta caricatura acompañó probablemente alguna noticia ¿Cuál sería?
c) ¿Qué aspectos del imperialismo se ven reflejados en la caricatura?

Safe Creative #1012248128902
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
ir arriba